Juego de hoy: Change Horses

¡Hola parejitas jugonas!

¡Arre, arre caballito! Corre por la carretera… pero no muy deprisa que queremos llegar tarde.

Esa en sí es la idea básica de este juego del que hablaremos hoy. Corre, pero no demasiado. Que no se note cual es tu caballo y queda último para ganar en este juego. Sin duda un pobre infravalorado. Hoy reseñamos el juego: Change Horses.

Nº Jugadores: 2-5

Autor: Bruce Whitehill

Tiempo de juego: 30 minutos (pero se pasan volando)

Empaquetado: ¿Veis ese zorrito en la esquina de la caja? Pues ese maldito se ha encargado de hacer el PEOR empaquetado de los que he tenido la suerte de presenciar. La caja enorme, pero el precio bajo. El fallo es que la caja viene CASI vacía. En ella encontramos un corcho (corcho blanco asqueroso que suelta bolillas) atado con fiso, y dentro del corcho los seis caballos enfundados en 6 bolsas individuales. ¡Pero es un maldito corcho! ¡Pon un empaquetado decente y así no se rompen maldito! Luego una pegatina como la que traían las cajas de las cintas VHS allá por los noventa, con 6 letras, que tienes que pegar tu (no se vayan a matar). Otra cosa son las dos barajas de cartas tipo USA (enanas, pero suficientemente grandes) que vienen en bolsa de galletas. Para mi la bolsa de galletas es aquella de al que una vez saques las cartas, puedes tirar la bolsa, y que queden las cartas desperdigadas. Hay un inserto, que ocupa la MITAD justa de la caja, en el que queda todo descuadrado. El tamaño de la caja adolece al tablero, pero es que un poquito de cartón para dejar todo en su sitio se agradecería muchísimo. El pero empaquetado de la historia.

Una vez me he desahogado, comenzamos a explicar el juego.

En este juego somos unos “gentlemen” que nos encanta apostar en las carreras de caballos. Pero para nuestra sorna únicamente apostamos al caballo perdedor. Así que tenemos intentar que ese caballo quede el último, sea como sea.

Colocamos el megatablero de juego y los caballos pintados (de cerámica, pero bonitos, la verdad) en la linea de salida. Tened cuidado de poner las pegatinas de las letras en el color del caballo correcto.

Ahora cada uno escogemos un jockey. Esto es una barajita con un puñado de cartas. Todas las barajas son iguales. Las cartas están partidas por la mitad. En cada mitad representa un caballo de un color. Lo único que cambia son los anversos, que representan a uno de los 5 personajes a elegir.

Luego tenemos una barbaridad de cartas de zanahorias para las reglas avanzadas. Luego las explico.

Las cartas de dueño de caballo. Son las cartas de los caballos, para saber cual queremos que pierda. Se reparten al azar una (o dos en caso de jugar dos jugadores) a cada uno. Y bocabajo. Se mantienen el secreto, por si alguien lo dudaba.

Trae, aparte,  unas cartitas que únicamente sirven para saber quien empieza. Se reparten al azar y así sabemos quien es el primer jugador y quien el último. En las siguientes rondas se usan con un sistema de subastas (reglas avanzadas).

Y luego las “Wild Horse” o lo que llamaríamos nosotros los comodines. Nos permiten hacer cuatro acciones diferentes para cambiar un poco el curso de la partida. Las cartas estas también son un poco puñeteras. En teoría cada jugador recibe 2, por lo que con 10 en la caja sería más que suficiente. Pero los editores dijeron: ¿Tienen texto? ¿Y si la compra alguien de fuera? Así que sacaron estadísticas y metieron unas cuantas cartas en distintos idiomas (las mismas con otros idiomas impresos en ellas). Las cartas en alemán, francés y holandés (creemos). Pero metieron 5 en francés, otras pocas en alemán y dos en holandés. CON DOS C*****S. Así que cuando juegas, uno juega con las cartas en inglés, otro con las cartas en alemán, otro en holandés, y así nos divertimos todos un poco más y aprendemos idiomas. Hay cartas de sobra, por si alguien hace las cuentas.

¿Y cómo se juega?

Muy sencillo. Cada turno, escogemos tres cartas de la barajilla de cartas (cuatro si jugamos dos jugadores) y de ellas, por turnos vamos colocando una cada vez. Así hasta que coloquemos dos de las tres (o tres de las cuatro). Cuando hagamos esto, recogemos la restante y de vuelta a la baraja. Las cartas de caballito se colocan en el centro del tablero y ahora toca sumar.

Si el número de caballitos de un mismo color (recordad que las cartas tienen dos caballitos cada una) es impar, el caballo se mueve ese número de casillas. Si es par, se está quieto.

Y así seguimos hasta que un caballo llegue a la linea de meta, o nos quede sólo 1 carta. El dueño del caballo que esté último es el ganador. Si se tienen dos caballos, el que sumando sus posiciones saque menos puntos. Si quedáis empate, pues jugáis otra partideja.

Pero así sólo se quedaría muy soso, por lo que tenemos los comodines. Se entregan dos a cada jugador, y pueden usarse en cualquier momento de la partida para estas cuatro cosas:

– Mover un caballo a una linea adyacente: Esto significa bloquear a un caballo que esté detrás. Intenta que ese que se quede bloqueado sea tu caballo. Si no se mueve el primero, no avanza el segundo.

-¡Change Horse! o ¡Cambia de caballo! Te permite cambiar tu caballo por alguno de los que no se escogieron entregaron en el reparto. Muy útil cuando tu caballo ha avanzado demasiado debido a cierta señorita y su carta de último momento.

– Tapa una carta de las expuestas para el movimiento. Así pasas de impar a par y viceversa.

-Mover todos los caballos en las dos última filas dos espacios (esto es, si los caballos ocupan las filas de la 3 a la 6, pues los de la fila 3 y 4 se mueven hasta la 5 y 6 respectivamente). Divertida manera de fastidiar al contrario.

¿Y LAS REGLAS AVANZADAS?

Pues se juega igual. Lo único es que en lugar de jugar en primer lugar el siguiente jugador, se subastan las posiciones. Siempre interesa ser último para ver que han hecho los otros y cambiarlo, o no.

Cada uno juega con unas cuantas cartas de distintos valores de zanahoria, y en cada turno coloca su apuesta. Si eres quien más apostó, te llevas el último turno, y así hasta que se hayan entregado todos.

La subasta no se usa cuando juegan dos. Cuando se juegan dos, cada ronda un jugador será el primer jugador. Y ya está.

 

Y nuestra opinión del juego es que nos gusta mucho. También creo que puede ser porque nos costó algo así como 6€ en una tienda online. Pero el juego tiene un puntillo de filler familiar muy divertido, donde tienes que intentar ser el último sin que se note, que nadie vea tu caballo. El azar no existe (excepto en el primer turno que se reparten los turnos al azar). En el juego tienes que intentar colar tus cartas de caballo siempre para que queden emparejadas, para intentar no mover a tu caballito. Y a la vez intentar descubrir el del otro jugador. Es fácil de aprender, y fácil de jugar. A mi me parece un juego bueno en toda regla.

Pero no nos gusta la regla avanzada de las zanahorias (será que no nos gustan las subastas). Además de que no sirve para nada en un juego de dos.

Y este es uno de esos juegos que a dos jugadores es mejor que a más, ya que tienes mucha más estrategia. Tienes que pensar con cautela hacia donde diriges tus esfuerzos hípicos.

Opinión de Farko: Un juego que si lo pillas barato (su precio original eran 30€ y eso es un timo) es un juegazo en condiciones. Y los caballitos son bastante bonitos. La caja es grandísima e inutil, y las reglas en otro idioma, así que espero que entiendas el inglés.

Opinión de Fayzah: Change Horses es un juego que aunque no atrae mucho visualmente, merece la pena. El objetivo de quedar el ultimo añade algo distinto. Te ries mucho cuando ves que tus intentos porque tu caballo no avance no dan frutos y no puedes ser muy descarado o estás perdido.

Os dejamos los enlaces pertinentes:

Aquí para ver la ficha en la BGG

¡Hasta la próxima entrada!

9 thoughts on “Juego de hoy: Change Horses

  1. Parece muy curioso…hay que echarle un vistazo más en profundidad, todavía estoy esperando ver un juego de carreras que tenga la tensión que merece…y el objetivo de quedar el último, jaja, da otro punto!!!

    Enhorabuena por la reseña!

    Saludos,

    Me gusta

  2. Leyéndo me daba la sensación de ser parecido al carrera de tortugas (aunque en este haya que quedar primero), que aunque es un jueguecillo infantil, jugando con la variante de reglas y con dos o tres cabroncetes te ries mucho.
    Buena reseña, como de costumbre

    Me gusta

  3. Pues no tenía ningún juego de carreras en mi colección (exectuando el carrera de tortugas) y en el último pedido a Alemania me he hecho con él porque me habéis convencido con vuestra reseña🙂 (bueno, y porque eran 3€).

    Cuando llegue os contaré ^^

    Me gusta

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s