Convenciones que nos convencen: VII Festival Internacional de Córdoba ’12 (III y final)

¡Hola parejitas jugonas!

Y ya el último día. Despertar tranquilo (más tranquilo que la anterior noche al menos), dejar las maletas al coche y a disfrutar.

Lo primero encontrarnos con Miguel y Kika en el bar Puerto Rico (me encantó que hubiera un torneo de Puerto Rico en el Puerto Rico… ) y ya preparando planes para ir a un sitio de esos turísticos donde te cobran el lugar y no lo que pides (me encantan…).

Entramos y a echar un ojo a las gangas de Israel en Juegamestore, Como siempre lleno hasta los topes.  Hablando con gente de aquí y allá, nos quedamos con Montse para que nos explique como jugar al Diamantes, y echarnos los tres una partideja.

Eza explicaora’ guapa!

El juego lo conocerán muchos, pero nosotros no teníamos ni idea. Es un buen jueguecillo de intentar apostar a que tu suerte no va a cambiar, acumulando tesoros. Los componentes son graciosísimos y la verdad es que es un buen juego para empezar una de esas tardes tontorronas, o sin jugones.

Hecho esto nos juntamos otra vez con Chemo, Seldonita y Robopilingui para catar un juego del que se llevaba hablando todo el fin de semana: Palacio de Viana.

Sinceramente: a 5 es un bodrio. A 5 jugadores es un juego que no funciona en absoluto. Únicamente repites la acción del anterior jugador (porque es básicamente la única que o no han escogido ya que es útil o la que te faltó el turno anterior). A menos jugadores no tengo ni idea, pero si en tu grupo se juntan siempre 5, ni se te ocurra adquirirlo.

Otra cosa es lo de los 10 euros de subida de precio con respecto al mismo juego en el palacio… no sabemos por qué es eso… pero ahí queda.

El juego en sí está majo, con personajes que van realizando acciones que te ayudan a plantar y dejar bonito el palacio de Viana, con la marquesa dando vueltas huyendo de un gato, una de las reglas más parchosas del mundo (¡MOC!) y unos dibujos sinceramente preciosos.

Y nos fuimos a comer al ladito de la Mezquita, a un bar donde ponen una tortillaca de patatas enorme (bueno, una tajadita) y tienen unos camareros la mar de desagradables (nos quedamos con tu cara de arisco). Lo peor, el precio (abusivo). Lo mejor, la compañía. Allí con unos cuantos blogueros y gaditanos estuvimos riendo y discutiendo sobre lo último que habíamos logrado conseguir.

Ya de vuelta a la convención (después de tomarnos un yogulado por las calles de Córdoba), nos juntamos a los guapísimos chicos de Propongo un Juego (Juanma y Paz) para rematar la tarde de juegos antes de que saliera su tren.

El primero que cayó fue un Galaxy Trucker, que con más esfuerzo y dificultades de la cuenta conseguí explicar a todos. Yo sólo había jugado una partida, y la verdad es que aunque no es difícil el reglamento, tampoco es moco de pavo. Aún así, y pese a los traspiés, creo que consiguió dejar una buena impresión en tan majísimo y comprensivos muchachos.

La pirata más guapa del universo.

El juego en sí mezcla dos fases, una de construcción (hacer un puzle con piezas de avión, que es una parte muy divertida, sobre todo por el tiempo relativo de construcción), y la fase de transporte, donde vamos avanzando a través de viento y marea, intentando llegar con nuestra nave intacta a la zona de desembarco. Para mi esta fase es la más divertida, llena de azar, piratas y un montón de enjundias que hacen que más de uno se quede a medias con una nave hecha polvo. La última ronda sólo la terminó de jugar Fayzah, no digo más.

Entre la partida tuvimos más de una despedida, que esperemos que sea breve y podamos veros muchas más veces.

Luego le dimos un caprichito a Paz echando una partideja de Avionetas Piruetas, que posiblemente fuera el juego del que más copias había y más veces se jugó (SIEMPRE había uno en alguna mesa, desde niños sólos, abuelos y niños, papás y mamás, frikis variados, adolescente…). Y es que el juego es una pasada. Contiene diversión suficiente para que toda la familia pueda disfrutarlo. Con lo poco que nos contentamos.

Supura felicidad

El juego básicamente es pulsar la palanquita a tiempo para hacer que el piloto alcance las gallinas del contrario sin que éste pueda evitarlo, pero se salte a las tuyas.

Luego enseñamos otro filler más (y es que para esa hora estaba ya todo el pescao’ vendio’).

Esta vez le tocaba el turno al Fantasma Blitz, un juego que se ha ganado un huequecito en el corazón de un montón de jugones debido a sus reglas sencillas y que durante la partida se te recuece el cerebro. Una pasada de jueguecillo que hace las delicias de grandes y más grandes.

En el juego tenemos cinco figuritas preciosas de madera de 5 colores. Luego un mazo de cartas. Cuando sacas una carta, o bien te toca coger el muñeco que aparece tal cual en su color en la carta, o te toca coger el objeto del que no aparece ni la forma ni el color.

Luego ya si le metes las variantes des pués de unas partidas, te hacen los ojos chiribitas.

Y el último, pero no por ello peor, el Ensalada de cucarachas.

Huele a neurona quemá’

La reseña la tenemos por aquí en el blog. El juego parece que encantó a J&P, y es normal, porque para lo poco juego que es, hace que las risas florezcan solas. Otro juego que te hace explotar alguna que otra sinapsis, pero que no debería faltar en ninguna casa.

Y ya nos quedaba despedirnos del resto, dado abrazos y quedando para el futuro con múltiples jugones. Un abrazo muy grande a todos los que tuvimos el placer de conocer y de jugar con ellos.

Con una mochila llena de juegos y una sonrisa en el corazón nos marchamos de Córdoba, contentos con el resultado final. Con momento buenos y malos (alguna que otra cosita mala en el hostal relacionada con duchas frías y bebés llorones) nos despedimos de Córdoba por un año más, no sin antes tomarnos un cafelito para ir despejados.

Muchísimas gracias a Jugamos Tod@s por el pedazo de festival que se curran cada año. Sólo decirles que ya va siendo hora de meter más mesas (que la verdad es una pasada lo que se llega a llenar el sitio) y más zonas para jugar. Es un placer compartir con tantos jugones un espacio tan espectacular. Un abrazo a todos aquellos que se ofrecieron a jugar, explicar, ayudar o cualquier otra cosa. Un saludo a todos aquellos que se pararon a hablar con nosotros (sabéis quienes sois, y no quiero que se me olvide escribir un nombre). Un abrazo a todas aquellas tiendas que nos ayudaron a ir gastando el dinero (y que nos reservaron y trajeron juegos chulísimos). Esperemos poder volver aunque sea un poquito el año que viene.  Aconsejamos a todos aquellos que puedan acercarse que lo hagan. No creo que se arrepientan. Pero pillen un buen albergue pronto, que lo bueno se acaba y luego toca lo que toca.

¡Hasta la próxima entrada!

9 thoughts on “Convenciones que nos convencen: VII Festival Internacional de Córdoba ’12 (III y final)

    1. Pues jugamos bien, el poeta no nos interesaba porque era moverlo pa’ na la mitad de las veces ya que no pillabas puntos, así que no siempre es útil.

      Como dijo el cuervo de Alan Poe, “a 5 nevermore!”

      Me gusta

  1. Anda que no estirasteis la tarde desde que nos marchamos. Que vicio, redios.
    La cara de concentración de Juanma en el avionetas no la tiene ni jugando al Dominant. Como se enfrasca con los juegos hardcore.

    Me gusta

  2. Hola parejita jugona!
    Os podéis creer que hasta ahora no hemos podido leer vuestra crónica de Córdoba? Nos pusieron internet hace dos días (por fin) así que ahora tenemos acumulación de post que leer🙂
    Lo pasamos genial y esperamos veros pronto en otra de estas “convenciones que nos convencen” o en alguna otra quedada.
    Un abrazo!

    Me gusta

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s