Jugando en la biblioteca (VIII)

¡Hola parejitas jugonas!

¡¡Y ha llegado la navidad!! Y con ella la última biblioteca del año. La navidad seguro que nos viene cargada de sorpresas, al igual que esta entrada. Y si no, seguid leyendo…

Cartel-biblioteca

banner-jugando-en-pareja

Este post lo patrocina Juegos de la Mesa Redonda, que nos ha echado una manita para poder ir sacando siempre algunas novedades a aquellos más ansiosos por catarlas, y que además aporta su granito de arena a montones de pequeños blogueros que nacen cada día.

Y estos son los juegos que nos llevamos hoy. Cada día más, la maleta que llevamos ya es gigantesca.

IMG_1777

NUEVOS JUEGOS

UBONGO MINI

ubongo mini

Este juego nos viene de cortesía de Juegos de la Mesa redonda. Podéis buscarlo aquí si os interesa.

Un juego de creación de resolución de puzles, donde intentas que dos o tres condenadas fichas entren por el amor de todo lo sagrado en el maldito huequecito. Pues esto es lo mismo, pero en pequeñito.

El juego se ha probado primero por la parte fácil, donde algunos niños han desistido ante la asombrosa capacidad de reacción de los otros. En particular dos hermanas, una fenómenas en este juego. Obviamente, han querido repetir ellas dos, en un pique épico entre las dos hermanas jugando por la parte más difícil. Para terminar, dos partidas más por dos grupos distintos que no querían quedarse sin probar el juego. Los niños que han jugado han sido de entre 8 y 10 años.

Un juego que a algunos adultos les parecerá muy fácil, pero que a otros puede volverlos locos. Pero a fin de cuentas, no se busca la complejidad sino la rapidez a la hora de resolverlo. Además, teniendo dos niveles de dificultad, siempre pueden adaptarse a grandes y pequeños. Eso sí, si podéis, aconsejamos antes la versión grande, o incluso mejor, la 3D, donde los retos son bastante más duros.

SECUENZOOS

Secuenzoos

Parece un juego infantil por fuera… ¿pero es infantil para que sólo jueguen niños?

Explicado a los primero cuatro incautos que recordaban el “otro de los animalitos” (1,2,3 Ahora me ves) y les apetecía probar este. Niños de entre 9 y 6 años. Las reglas aunque sencillísimas, requieren de unos 5 minutos para explicarlas correctamente. Aguantar los cinco minutos no es fácil para ellos, pero lo hacen al final si les ayudas un poco. Comienza la partida y vemos una clara desventaja por parte de los más pequeños… hasta que llega el momento cuando el chiquito de seis años se hace de una carrera dos tarjetitas seguidas, casi sin pestañear. Atónitos todos, la verdad.

¿Pueden jugar sólo niños? Sí, si se lo explica un adulto. Quizá las reglas no las entiendan tan bien, pero bien explicado, lo pueden jugar perfectamente solos. ¿Les gusta? A los que se les da bien y lo recuerdan, sí, les parece un reto y siempre piden subir de nivel. A los que tienen menos memoria o la capacidad de concentración de un cepillo de dientes… pues no, pero les da igual porque ya se han ido a jugar a otro juego. Otra de las ventajas de este juego es que permite que un jugador se marche de la partida sin repercutir al desarrollo de la misma, y jugando con niños esto es una GRAN ventaja.

JUEGOS QUE REPITEN

Dos claros “premio al cansinamiento absoluto”: Danza del huevo y Avioneta Piruetas. Sin duda estos dos pasan las horas en la mesa. La danza del huevo quizá menos (aunque tampoco es que se vaya mucho), pero el avioneta piruetas se marca su hueco, y los niños dan vueltas junto a él, haciendo incluso cola para probarlo. Es lo que tiene que se mueva sólo. Y ya salen reyes de la pista, y técnicas, y se inventan nombres y demás.

Luego siguen en cabeza Halli Galli como el más destrozado, Dobble como el más socorrido y Fantasma Blitz como el “para un roto y para un descosío”.

Una cosa que hemos visto hoy es que hay juegos que PRECISAN de supervisión de un adulto. Es el caso de “1,2,3 Ahora me ves”, el cual les cuesta MUCHO jugar si no hay un adulto que les controle un poco (a niños de entre 6 a 8 años). Hay niños que lo hacen muy bien con el juego, pero los más peques… les gusta contar e intentar averiguar, pero hacer de la mano no se les da nada, nada bien. Si lo vais a comprar, compradlo para jugar con vuestros hijos, no para dejarlos sólos con él (a menos que tu hijo sea un coco y no tenga ningún problema).

Otra cosa es que los temáticos caen más que los que no son temáticos, es decir, muchísimo más. Necesitan colores, dibujos y “temas”. Principalmente colores y dibujos. Se dejan guiar por los ojos.

Los mejor de jugar con niños mayores (un nuevo grupo de entre 11 y 13, todo chicos) es que, comparándolos con los otros, se les puede hablar de tú a tú, sin tener que ablandar tanto las cosas, e incluso puedes jugar sin tener que “pararte” o “ponérselo fácil”. Es un gustazo poder sentarse con los “niños grandes” y echar una partida en la que todos están a tope y dispuestos a ganar.

JUEGOS QUE NO HAN PODIDO SALIR

Dungeon Raiders

Por desgracia hoy no ha querido salir a mesa el pobre Dungeon Raiders (Cortesía de Dimento Games), que se ha quedado en la estantería esperando con sus otros amigos de cartón. Pero seguro que vuelve después de navidad para meter en el mundillo de exploración y mazmorreo a los más peques.

REFLEXIÓN FINAL

Sólo dos meses y parece que lo hubiéramos hecho siempre. Cómo se acostumbra uno a esta dinámica, y lo que lo vamos a echar en falta.

Muchos padres nos dan las gracias una y mil veces por crear la actividad y proponernos todas las semanas a enseñar a jugar y entretener a sus hijos. Los padres que escuchan entre risas como sus hijos les cuentan sus partidas no se lo creen. Es un vicio, sin filtros ni edulcorado. Una vez vienen, suelen repetir. Es más, ya hay algunos que sólo van para la actividad, ya que los miércoles es el mejor día de todos en la biblioteca (según algunos niños).

De 12 a casi 30 niños cada miércoles, de no tener mesa a tener dos mesas fijas, que se convierten en tres y cuatro. De no conocernos nadie a tener una legión de niños, padres y bibliotecarios que se saben y desgastan nuestros nombres, entre pequeños lapsus de “profe”, “seño”, “señor”…

Hoy para terminar con un toque dulce nos llevamos bolsas de gominolas y chuches, y deseando feliz navidad y esperando que todos se hayan portado bien y pidan entre sus listas a los reyes (algunos ya lo han hecho) juegos para disfrutar con su familia y amigos.

Chuches para la biblio
Bolsitas hechas a mano y con mucho amor y espíritu navideño.

Y la actividad se cierra hasta Enero. Esperemos que sigamos como siempre, quizá incluso mejor. Todo es esperar. Feliz Navidad a todos los que nos leen cada semana y nos hacen querer seguir compartiendo la actividad por la red de redes.

Muchísimas gracias a todas las tiendas y editoriales que nos han echado una mano, y que sean muchas más las que se unan para seguir alegrando la semana a los pequeños lectores/jugones.

Maleta de Juegos

¡Hasta la próxima entrada!

5 thoughts on “Jugando en la biblioteca (VIII)

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s