Jugando en la biblioteca (XIII)

¡Hola parejitas jugonas!

Otro día en la biblioteca, llena de bichos e indios, y personas con alto índice de incomprensión…

Cartel-biblioteca-lunes

Banner Juegame

Este post está patrocinado por Juegamestore, que muy amablemente nos ha cedido los dos juegos nuevos que hemos estrenado en la biblioteca. Muchísimas gracias, se lo han pasado como indios😛

Hoy no hay foto de la ludoteca… se nos olvidó, y cuando llegamos, los niños ya estaban esperándonos.

JUEGOS NUEVOS

LA CUCARACHA

La cucaracha

Bueno, todo aquel que haya visto el juego en movimiento puede predecir la respuesta de los niños.  Es decir… hay una cucaracha… QUE SE MUEVE. No puedo decir mucho más.

El juego es simplón, pero altamente adictivo y llamativo. Durante la partida, debemos intentar meter a la cucaracha en nuestro hueco. Para ello (y con la ayuda de un dado), moveremos los cubiertos que forman el laberinto para crear un caminito por el que la cucaracha corretee. Pero la cucaracha parece tener mente propia, y habrá veces en las que decida darse la vuelta, o salir corriendo, o, incluso, esquivar la casilla de un jugador (a mí me lo ha hecho).

Algunos niños decían que lo tenían en casa, otros que lo habían visto en la tele, otros que sabían jugar (mentira, pero bueno). A todos (todos, todos) les ha llamado la atención y se han echado al menos una partida. No ha quedado cuchara sin remover.

Un juegazo para aquellos que tienen niños, y para aquellos que no tienen niños también.

Podéis echarle la zarpa en su tienda: Cucaracha en Juegamestore.

COYOTE

Coyote

Otro juego que es tanto para adultos como para niños, aunque para niños necesita algunos ajustes.

En el juego, cada uno llevamos una banda en la cabeza. En esta banda colocaremos una carta de pluma con un número en ella (que nosotros no podemos mirar). El objetivo del juego es saber cual es la suma total en la mesa (es algo así como un mentiroso). Se comienza con una apuesta de un poco menos de lo que crees que hay, y se debe ir subiendo. Si crees que el anterior se ha pasado, puedes llamarlo COYOTE. Al hacerlo, se desvelan las plumas y se cuenta la suma total. Si se ha pasado, el jugador que dijo la última suma se lleva una ficha de coyote (a la de tres quedas fuera, o, en nuestro caso, se acaba el juego). Si la suma es menor que el resultado, el jugador acusador se lleva la ficha de coyote.

El juego trae plumas con números, modificadores (x2-%2), plumas de valor cero y fichas especiales para añadir dificultad. Pero para los niños (que eso del cálculo mental, como que no), quitamos todas las plumas raras, y dejamos únicamente las plumas de valor entre 1 y 6. Debían de sumar lo que veían e intentar no liarla (para nosotros sería muy fácil, pero para ellos es un mundo).

El juego ha funcionado, pero como es obvio, sólo con niños de entre 9 a 13. Los más pequeños no tenían ni idea, pero se empeñaban en jugar por la gracia de ponerse una cinta en la cabeza. Es normal, los componentes son llamativos, pero el juego requiere de mentalidad y de pararse a pensar (cosa que por lo que se ve odian). Algunos chavales nos decían: “es demasiado difícil contar tantos números” y otros “yo es que soy más de educación física”. Son únicos.

Jugad como los indios y que no os pillen como a coyotes comprando el juego aquí: Coyote en Juegamestore.

JUEGOS QUE REPITEN

Hoy el avionetas ha tenido protagonismo, pero una cucaracha en particular le ha arrebatado buena parte. La novedad y el hecho de que la cucaracha mola cantidubi, ha conseguido desbancar al rey indiscutible.

Otro juegos que han causado sensación son Villa Paletti, Dobble o Escalera de fantasmas, que se convierte en un segundo plato para el tercero en el ranking: El laberinto Mágico.

Villa paletti

El Ligretto Dados ha seguido gustando y cada vez hay más gente enganchada a él.

Sin duda, se nota que cuando tienen algo que les llame la atención por encima de cartas y peones, se tiran como condenados. Al igual que los adultos, vamos.

Esta vez han venido menos niños pequeños (de menos de 6 años), por lo que los juegos para ellos (para jugar con sus papás) han pasado una tarde relajada.

Escalera encantada

REFLEXIÓN FINAL

Hoy uno de los hermanos mayores que juega con su hermana nos decía: madre mía, que violencia. Y es que a veces, los niños comienzan a alterarse y si no les ponen frenos (ainss, esos papás despreocupadillos) es más difícil controlarlos. Se enmarca dentro de su juego, y se sabe que es sin maldad, pero pueden provocar rechazo de otros jugadores, que se niegan a jugar con ellos.

Hoy ha habido un “problema” que nos ha hecho plantearnos una cosilla.

Un papá ha traído a sus dos criaturas, una niña de 4 años y otro de 2. Obviamente, el papá se queda con ellos. Para jugar, han cogido el Avioneta Piruetas (sin permiso, pero vale) y lo han montado. En un momento que hemos mirado, veíamos al niño comiéndose (literalmente) la bolsa donde guardamos las fichas de las gallinas.

Sabemos que es difícil controlar a tus hijos, pero en ese momento, si el niño se atraganta o aparece algún problema, nosotros no podemos hacernos responsables y (aunque suene egoísta) estamos perdiendo material que no nos repondrían.

Por eso nosotros aconsejamos los juegos, porque hay edades recomendadas. Si tu hijo es un ente destructivo (tiene dos años, todos los niños de dos años son entes destructivos), no lo lleves a jugar a juegos de mesa. Sácale juguetes para su edad, y menos, si los juegos no son tuyos.

Avionetas piruetas

Lo segundo (y nos ha dado pena y todo) ha sido un niño que al ver a su hermano mayor jugar, se ha emperrado en jugar también él. El niño tenía 4 años, y por muchos llantos y gritos, no se le puede permitir. No somos una guardería. El padre ha venido, y le propusimos jugar con el hijo, juntos, pero el padre parecía que no quería entender mi propuesta, y prefería mandar a callar a su retoño. Una lástima.

Como última reflexión, nos gusta como muchos niños comienzan a darse cuenta de la importancia de recoger antes de coger otro juego. Otros no, pero eso es cosa de sus padres, pero muchos nos echan una mano, incluso para montar y desmontar la ludoteca cada día.

 

Muchísimas gracias a Juegamestore por ofrecernos al nuevo competidor de Avioneta Piruetas, y gracias por las facilidades y tratos contigo. Siempre es un placer.

¡Hasta la próxima entrada!

One thought on “Jugando en la biblioteca (XIII)

  1. Enorme labor hacéis. No es nada fácil coordinar a tantos niños, cada uno de su padre y de su madre…siendo los peores los que le ríen las “gracias” a los niños. Pero poco a poco les vais transmitiendo cosas y eso es lo importante.
    (qué gracioso debe ser para ellos el de la cucaracha!)

    Me gusta

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s