Jugando en la biblioteca (XVI)

¡Hola parejitas jugonas!

Cartel-biblioteca-lunes

Tenéis que disculparnos esta semana. Ayer teníamos compromisos que no podíamos saltarnos, y tuvimos que dejar la reseña de la biblioteca a un lado. Pero ya estamos aquí de nuevo y listos para comenzar a contaros.

Esta entrada está patrocinada por nuestros amigos lusitanos de Morapiaf, que nos han cedido amabilísimamente un jueguecito perfecto para la biblioteca. Muito Obrigado!!

JUEGOS NUEVOS

Estas semanas (esta semana, la que viene y la siguiente) estaré sólo en la biblio, ya que Fayzah tiene obligaciones. Por lo tanto, habrá pocos o casi ningún juego nuevo, ya que explicar juegos nuevos lleva más tiempo, y el tiempo es justo lo que no hay cuando estás sólo.

SAVANNAH CAFÉ

Savannah café

Unos animales sedientos por su café vespertino, corren a la cafetería de la jungla a tomárselo. El primero que llegue se lo lleva más fresco, así que hay que correr.

Un juego con un diseño (en mi opinión) chulísimo, pero que algunos niños lo consideraban “un poco infantil”. Quizá en ocasiones los subestimamos. A mi me encanta, que quede claro.

En el juego jugamos con tres animales cada jugador (un hipopótamo, un león y una gacela) e intentamos que uno de ellos llegue el primero para ganar la partida. Cada animal tiene unas cartas para usarse (que son comunes) y que le dan dos tipos de habilidades. Jugando con un poco de faroleo y suerte (pero sin azar de dados, eso sí), nos encontramos con un juego chulísimo tanto para niños como para adultos.

Tres grupos lo jugaron. Niños de entre 7 y 10 años. Todos quedaron encantados, probando en un principio como iban reaccionando los animales, y luego viendo las distintas estrategias que conllevaba utilizar diferentes cartas.

Uno de los niños, eso sí, nos dijo que le costaba mucho pensar en mover a tres animales a la vez, y que le gustaría que sólo fuera un animal. No es posible en este juego, pero es una idea. Nosotros creemos que no resulta muy complicado, ya que te limitas a las 4 cartas que tienes en tu poder después de robar. Sólo tienes 4 opciones, por lo que puedes planear un poquito, pero tampoco tienes que quebrarte la cabeza demasiado.

Podéis echarle un vistacillo en su página (de verdad, lo recomendamos, ¡es un juego de carreras sin dados! Um joguinho muito fixe! – Savannah Café

JUEGOS QUE REPITEN

Este día se ha repetido mucho el uso de un olvidado que volvió la semana pasada, y se ve que ha gustado bastante al verlo jugar. No puedes negar que no llama la atención (tanto por las construcciones como por el ruidazo que hace al terminar la partida).

Final de la partida
Final de la partida

Luego tenemos el avionetas y la cucaracha, de la que ahora hablaremos un poquito más adelante, en la reflexión final.

Muchos niños nuevos este día, por lo que muchos juegos antiguos vuelven a salir una y otra vez. Así no se sienten sólos.

Hay un caso muy particular estas semanas, y es con Tweegle. Está viendo mesa como nadie, todo gracias a una chica que se ha vuelto maestra cinturón negro oscuro en este juego. Suele llegar, coger el juego y comenzar a retar a otros niños, buscando un digno competidor. Partida tras partida a este juego (de los primeros que probó, y sin duda, le ha gustado). Lo bueno de esto, es que ella se encarga de explicar el juego, por lo que te puedes despreocupar de un grupillo de niños cada rato. Lo malo, que los niños se frustran al perder. No todo iban a ser ventajas. Eso sí, los niños que la igualan, lo pasan genial. Además, por lo que vemos, funciona casi mejor a dos jugadores que a cualquier otro número. Menos manos, y más reto personal.

Obras de arte
Obras de arte

REFLEXIÓN FINAL

Esta semana estaba yo solito. Y han venido MUCHOS niños nuevos. Es más, han venido MUCHOS niños en general. A razón de esto, se han dado tres eventos que no habían ocurrido antes en la biblioteca:

El primero de ellos ha sido el decirle que no puede jugar a un niño, todo porque  no había mesas ni sillas. Todos los grupos completos, no había gente de su rango de edad (que no estuviera jugando) y todas las mesas llenas (4 mesas llenas y con sillas cogidas de otras mesas). No es un sentimiento agradable decirle a un niño que no puede jugar, pero es que no había sitio.

Lo segundo ha sido el decirle a unos niños que ya no podían jugar más. La primera vez que castigamos en la biblioteca. No se si debido a el estrés de tener tanta gente a la vez, al volumen y el calor del otro día, o a que los niños implicados (dos niños habituales de la biblioteca) estaban testando los límites físicos del avionetas piruetas, golpeándolo con todas sus fuerzas para conseguir que se saliera de la base. Cuando oí lo ocurrido, me acerqué a ellos y les dije de manera contundente: Si seguís jugando así, no jugáis más. Dos segundo después oigo salirse al piloto de la base tras un estruendo tremendo. Con un cabreo del que no me enorgullezco, me acerqué a ellos y les dije que dejaran ya de jugar a este juego. Cuando los vi corriendo a coger otro juego, les tuve que decir que no, que hoy ya no podían jugar a nada más. Uno de ellos se quedó por allí sin jugar a nada (hasta el final, que lo vi jugando al Dobble sin mirarme a los ojos, pero como íbamos a cerrar, lo dejamos pasar) y el otro chico vino de la mano de su padre con lágrimas en los ojos a pedirme perdón. Obviamente lo perdonamos y volvió a jugar, aunque esta vez con su padre y su hermana (más tranquilitos). El próximo día habrá que hablar con el otro responsable.

Nosotros sabemos que no lo hacen por maldad, sino que se emocionan y se alientan los unos a los otros, haciendo cosas que saben que no deben hace. Todos hemos sido niños, y hemos hecho lo mismo. Una lástima, no nos gusta ponernos en ese modo, pero no se les puede dejar pasar. Por esta razón, creemos que es mejor dejar unas semanas de llevar este juego, para intentar ver cómo reaccionan y que se calmen un poco.

La tercera noticia (la más triste de las tres) es la “desaparición” de un componente fundamental de un juego. La cucaracha robótica del juego “La cucaracha” ha desaparecido de su caja. No sabemos si le ha dado un arrebato y ha salido corriendo, de si alguien lo guardó mal o de si a algún niño le acabó gustando muchísimo, pero la idea es que no está. Hasta que encontremos un recambio, la cucaracha queda eliminada de la lista de juegos para llevar a la biblioteca. Es una lástima que ocurran cosas así. Pero bueno, es lo que conlleva jugar con tantísimos niños a la vez, y tener tan poquitos ojos para controlar.

Pero no todo va a ser malo, no señor. Para poder llevar adelante la actividad, las mamás y los papás se han puesto un poco las pilas, jugando con sus hijos y algunos niños más. Esto es una ayuda infinita para nosotros, ya que podemos dejar unos cuantos niños jugando con alguien que ha entendido correctamente las reglas y puede ayudarnos a no tener que ir mil veces a la misma mesa a resolver dudas. Es más, una mamá dice que es mil veces más divertido que quedarse leyendo mientras su hija juega, y que así puede probar los juegos con ella y verla disfrutar. Esto es por lo que hacemos la actividad, sinceramente.

Así que esto es todo. Cosas malas, pero siempre quedan cosas buenas parar suplir esos pequeños baches.

¡Hasta la próxima entrada!

One thought on “Jugando en la biblioteca (XVI)

  1. La implicación de los familiares es una grata noticia. Eso quiere decir que, poco a poco, estais consiguiendo que vuestra propuesta coja fuerza en sí misma como punto de disfrute social y familiar. Escapar de la etiqueta de “guardería” para dejar a los hijos/as un rato y despreocuparte es díficil, pero, por lo que leo, vais en buen camino.

    Serán semanas duras tú solo, pero ánimo y fuerza, que la experiencia que ya acumulas seguro que te respalda para sacar todas las sesiones adelante.

    ¡Que pena la cucharacha! Sin querer pensar mal… ¡es que es muy llamativa!

    Saludos,
    Héctor

    PD: Desde Nexo Educativo ya hemos arrancado con un encuentro de juegos similar, más destinado a adolescentes. Esta semana tenemos nuestra segunda sesión, espero encontrar tiempo y escribir sobre la primera que ya tuvimos para compartirla.

    Me gusta

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s