Juego de hoy: Lords of War (Enanos VS Orcos)

¡Hola parejitas jugonas!

Hoy os presentamos un juego donde enanos y orcos se matan a palos… más o menos. Con colocación estratégica… más o menos. Con unas buenas ilustraciones… más o menos. Bueno, vamos a comenzar la reseña y ya os vamos diciendo.


(Disculpad la falta de fotos nuevas. Las cámaras se encuentran estropeadas, y la del móvil es un poco patata).

Nº Jugadores: 2 (ni tres, ni cuatro, ni seis).

Creadores: Nick Street y Martin Vaux.

Tiempo de juego: 20 minutos.

Empaquetado: Perfecto para las tiendas, horrible para guardarlo en tu estantería. Una cajita de cartón de la que sacas las cartas y luego te buscas otra caja para guardarlo todo, ya que una vez pongas fundas, se acabó el usar la cajita. Pero vamos, no es raro, es bastante normal en los juegos de cartas. Y si así abaratamos costes… pues oye, bien va.

La caja que tenemos trae dos ejércitos. Cada caja contiene otros dos. Cada ejército es totalmente independiente (aunque se pueden mezclar). Estos ejércitos muestran personajes de fantasía como enanos, orcos, no muertos… Todos sabemos de qué va el rollo.

Sobre un tablero de papel (aunque hay una variante para jugar sin tablero) vamos colocando nuestras cartas para intentar destruir las cartas del contrincante. Cada turno colocaremos una carta y comprobaremos si superamos la defensa de alguna de las cartas con los ataques de las flechitas que señalen al personaje en cuestión.

Las cartas DEBEN colocarse con sus flechitas apuntando directamente a una carta enemiga (para que siempre haya combate). Hay algunas excepciones para esta regla, luego las explicamos.

Todos los ataques son simultáneos, por lo que puede ser que un bicho baje, mate y muera en el mismo turno. Eso está bien. Las cartas tienen cada una sus flechas personalizadas, e incluso tenemos un mismo tipo de unidad con las flechas en distintas posiciones, lo cual importan mucho cuando necesitas atacar por el flanco izquierdo y sólo tienes ataques frontales.

Después de ver quien mata a quien, robas una carta de la baraja o coges una del tablero si no ha matado a nadie este turno y nadie la está apuntando con sus flechas. Tampoco puedes cogerla si la acabas de bajar.

Y no tiene muchas más reglas, y eso es fantástico. El juego es MUY sencillo de jugar y explicar. Tienes algunas reglas extra (que casi pueden ser obligatorias) que lo hace un poco más divertido y le da más sentido a alguna de las cartas.

El juego termina cuando alguien destruye 20 unidades del otro jugador o a cuatro de los grandes comandantes.

Os comentamos un poco más que encontramos en cada baraja.

Tenemos unidades chusteras que mueren fácilmente y además son bastante poco ágiles. No suelen atacar por muchos lados y se las elimina con facilidad. Apoyan más que otra cosa.

Luego tienes unidades de apoyo y unidades que atacan a distancia. Estas dos unidades pueden colocarse sin tener sus flechas apuntando a nadie, pero sí junto a una unidad amiga.

Las unidades de caballería, que se pueden poner y quitar en el mismo turno, y los berserkers, que son muy potentes pero con muy poca defensa. Además, cuando matan a alguien y nadie los está apuntando, se pueden mover al lugar que ocupaba la carta asesinada para seguir pegando toñas. Como molan siempre los berserkes.

Los grandes comandantes (uno de ellos un jefazo que te pones en la mano al comienzo de la partida) son bastante mejores y tienen mejores estadísticas y puntos de ataque.

Vamos a ver las cositas buenas y las cositas no tan buenas.

Las ilustraciones te pueden gustar más o menos. No son horribles y habrá gente a las que les gustarán mucho. A nosotros no nos terminan de convencer. Hay algunas en las que el detalle es cuanto menos vago. Pero que esto es muy personal.

Luego tenemos las cartas. Son gorditas, pero que si es un juego que vas a jugar una vez tras otra (y teniendo en cuanto lo cortitas que son las partidas, es muy normal que ocurra) mejor será que enfundes.  Y cuando enfundes, te buscas un deck de esos para cartas frikis y lo guardas allí. Lo único es que las fundas tendrán que ser de las especiales. No tienen brillito ni protección, eso sí. Se pueden rallar y una vez se rallen, ya no molan tanto.

En cuanto a las mecánicas. El juego funciona muy bien, es muy rápido, es ligero pero se encuentra profundidad en sus cartas. Saber lo que contiene cada ejército o lo que puede llegar a hacer (sólo hemos visto dos, pero imaginamos que habrá mayores diferencias entre ejércitos). De los que hemos probado, los enanos tienen bastante más protección y mejor ataque proyectado. Sus ataques están más equilibrados. Los orcos son más brutos, tienen criaturas que van con todo para adelante, pero dejan vacías zonas muy vulnerables. Están bastante equilibrados, y con la de partidas que llevan a sus espaldas por la comunidad, el testeo está más que asegurado.

Pero tiene problemas. Para nosotros, el tener que ceder a lo que robas. Que sí, que te tienes que adaptar, y eso está fantástico, pero no hay manera de ciclar el mazo. Tienes que aceptar lo que te viene, y en ocasiones (a veces, demasiadas) NECESITAS un tipo de ataque (ya sea trasero, ya sea lateral) y sabes que está en tu baraja pero no sale, y no saldrá a tiempo. Y sí, puedes “intentar” que el otro jugador no te lleve a esa situación con las cartas que tienes en la mano… pero no es fácil, debido a que tienes que colocarte junto a otras cartas, y dependes mucho de ellas.

Luego tiene algo que… no sabemos bien explicar. Viene de cuando te cargas a todas las criaturas del oponente, y cuando llega tu turno, no hay nadie a quien matar. Se queda muy raro no poder matar a nadie y colocar sólo para crear estrategia, porque no puedes realmente, porque no hay un objetivo en la mesa. El objetivo aparece cuando salen bichos, sin bichos, colocas sin objetivo. Puedes cubrir zonas vulnerables, pero como puede ocurrir cualquier cosa que no podrás controlar, vale para no demasiado. Queda raro cuando colocas cartas sin objetivo, sólo para servir como carnaza para el otro jugador. También llegan esos momentos en los que tienes que bajar un bicho, a sabiendas de que va a morir en el siguiente turno sin remedio.

En el juego nunca llegas a construir un ejército. Es más un toma y daca de quitar cartas del tablero el uno al otro.

Y por último tiene una cosa que no es un problema, sino una sensación. En este juego no sientes en absoluto los ataques. No sientes como tus unidades atacan y se masacran las unas a las otras. Te sientes más bien como el estratega sentado a la mesa buscando como eliminar al ejército enemigo. Se siente más la estrategia que el combate. No sientes a un orco golpeando su maza destrozando la coraza de un enano. Más bien ves un 5 y un escudo con un 4, y quitas la carta.

Pero sus cosas buenas están ahí. Cada baraja y cada unidad se siente medianamente diferente, se disfruta rapidito y además preparar una partida dura nada. Puedes coger la baraja, poner el tablero y ya está todo montado. Es una alegría ponerte y en 15 minutos echarte una partida rápida. Incluso puedes probar a cambiar los ejércitos para ver quien lo hace mejor con cada raza. Y si luego te entran ganas de tener más razas con las que combinar, puedes ir comprándolas poquito a poco sin dejarte una pasta.

Y para aquellos que no disfrutan que los dados se la jueguen, este juego evita usar dados. El único azar proviene de las cartas que te toquen y de saber adaptarte a ellas.

Ahora mismo los amigos de GMS Magazine están intentando sacar adelante este juego en español y distribuirlo por aquí. Si os llama la atención y os apetece tener una copia, echadle una mano y así probáis vosotros mismos el juego.

VERKAMI LORDS OF WAR

Opinión de Fayzah: El juego está bien, pero tiene un yo no se qué que hace que no te sientas matando al enemigo. Pequeño, fácil de explicar, sencillo de jugar en cualquier lugar.

Opinión de Farko: Un pequeño juego sencillo de jugar y explicar, pero más estratégico que temático. Seguramente los añadidos que van sacando añaden aún más diversión al juego.

Enlaces de interés:

Lords of War en BGG

Mag TV en 5MPJ

Una video reseña por GMS Magazine 

Una reseña en Escuela de Juegos: Lords of War: Orcs VS Dwarfs

¡Hasta la próxima entrada!

2 thoughts on “Juego de hoy: Lords of War (Enanos VS Orcos)

  1. Nos ha gustado mucho la reseña! Se complementa bastante bien con la que hicimos (gracias por recogerla en la vuestra!), y es que mientras nosotros nos fijamos mucho en la carrera por acabar con el número objetivo de rivales y lo que se lamenta al perder a los propios, es cierto que ésto sucede sin formar un ejército, ya que lo normal es que la mayoría de unidades no duren mucho sobre el tablero, porque es un constante toma y daca, como decís. Más que la colocación estratégica de nuestras unidades sobre el tablero, influye cómo las gestionamos en la mano para dar ciertos golpes, aunque podemos poner cebos y alguna que otra cosa, es cierto que los ataques son tan inmediatos que no se viven tanto: hay 6 de ataque y 5 en el escudo, carta fuera. Por lo demás coincidimos en lo poco práctico de la caja, en esas situaciones en que las cartas que necesitas no salen y su sencillez y rapidez (aunque las partidas siempre nos han durado más de 15 minutos, jeje). Y nos ha salido casi otra reseña, pero ya que está escrita, aquí se queda!😛

    Me gusta

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s