Jugando entre jugones: Isra, Shei, Gwen y Skaidan

¡Hola parejitas jugonas!

Esta entrada es de hace ya un tiempo pero se había quedado en el tintero y ya es hora de sacarla.

Estas navidades tuvimos la grandísima suerte de poder quedar no con una, sino con dos grandísimas parejitas jugonas de la blogosfera jugonas.

El 26 de diciembre bajaron en un arrebato jugón una parejita madrileña compuesta por los blogueros de “Turno Partido” / creadores de juegos Isra y Shei a la modesta casa de Fayzah a echar unas partidas y conocer la asombrosa gastronomía linarense.

Después de algunas tapas, cafés, dulces e intentar arreglar el mundo lúdico (como hacemos todos los jugones cuando nos juntamos) nos dispusimos de una vez por todas a jugar.

wpid-img-20150126-wa0002.jpg

Por cierto, mencionar el regalazo que nos trajeron desde su tierra. Ahora es nuestro, y lo amamos para siempre jamás.

wpid-img_20150110_230910.jpg

La verdad es que la tarde fue de lo más productiva, y dio para bastantes partidas.

Empezamos con el mejor juego del universo mundial, por encima de todos esos “tualaigt estragols” y esas moñadas para novatillos: Looping Lui (O avionetas piruetas). Este si es un juego de jugones. Destreza, paciencia, habilidad, gestión de recursos (gallinas)… vamos, lo tiene todo. Y como siempre, caen varias partidas seguidas, porque después de encenderlo, cuesta apagar el cacharro (principalmente porque te pega el piloto cuando lo intentas). Sin duda, un juego que todos los que se hagan llamar jugones tienen que probar.

Luego ya nos pusimos con juegos para adultos, como el Pictomanía.

Una forma de resumir Pictomanía es decir que es un Pictionary donde todos dibujan y votan a la vez… ah, y que no es un peñazo insufrible tras la cuarta ronda. Es un juego quizás con demasiadas reglas a la hora de explicarlo, pero una ronde de prueba y todo el mundo acaba jugando dos partidas seguidas. Muy divertido dibujar y ver las aberraciones que se crean. Eso y ver a Isra (que es dibujante de esos “güenos” con comic y todo) hacer el mínimo esfuerzo posible y aún así ganar a todo y querer dejar de jugar con él, porque es un abusón y el juego es mío y ya no juega.

Seguimos ahora con un Rattus, un juego que cuanto más juego más se me olvida qué me gustó tanto cuando lo jugué la primera vez. Pasamos la partida preguntándonos si habíamos hecho algo más, con demasiada gente que no muere y muy poca presión. Un juego de intentar conseguir que tus chicos queden vivos dentro del tablero e impedir que la peste lo asole todo. Pero… bufff… se hace soso, bastante soso.

El plato fuerte de la noche (además de una empanada totalmente carbonizada que jamás me dejarán olvidar los que estuvieron allí) fue Mice & Mystics, un juego que acabamos de reseñar. Jugamos la partida inicial (que la verdad es que da un ejemplo muy bueno de todo lo que puedes hacer en el juego) y tras una hora y media de partida muy movida, creo que los jugadores quedaron encantados. Poner voces, hacer chillidos de batalla ratoniles y odiar con fervor al viejo cuervo es todo parte de este grandísimo juego.

De entre los pocos juegos que probamos nuevos encontramos este graciosísimo Sushi Go. Este juego (que es algo así como una versión destilada de 7 Wonders) nos dedicamos a conseguir puntos a base de formar piezas de sushi deliciosas y con una cara monísima. Gran parte del atractivo del juego son esas piezas “kawaii” que te miran en tus manos. Un juego tremendamente fácil de jugar y de sacar a cualquiera que se te ponga por delante y tenga un mínimo de interés en jugar a algo. Nos lo pasamos bastante bien, y como juego para echar mientras esperas más partidas es estupendo.

Sacamos para terminar tres jueguecillos más antes de que el sueño y la necesidad de irnos a dormir pronto para madrugar al día siguiente hicieran efecto. Pergamon, un juego de coleccionar piececitas, muy sencillo pero bien majo, Mondo, donde eres Dios creando un mundo totalmente imperfecto y lleno de huecos, y Dixit, que casi todo el mundo conoce y el cual Fayzah no termina de adorar.

Y a dormir como campeones.

A la mañana siguiente nos tocaba despertarnos temprano, desayunar (sentimos que no pudiérais probar churros linarenses) y arrancar en dos coches escuchando podcasts hasta llegar a Granada.

Y hablando de podcasts, justo a dos podcasteros es a lo que íbamos a ver. Skaidan y Gwen del podcast “Otro juego más” nos acogían en su ciudad y morada para una grandísima segunda tarde de juego. PERO ANTES, algo que todo el mundo debe hacer en Granada: irse de tapas.

Tapas, café, piononos y al vicio (¡VICIO!).

wpid-img-20150126-wa0005.jpg

En su casa, al calor calentito de la calefacción y en un acogedor y navideño salón, comenzamos a sacar juegos para seis jugadores, cosa que normalmente es complicada, pero que nos permitió jugar a bastantes cosas de todas formas.

Comenzamos con (por petición nuestra) un Colt Express. Este juego extremadamente visual (que no le faltan más que las miniaturas) interpretamos a un forajido que intenta sacar todo lo posible del atraco al tren. Con selección de cartas y programación de acciones intentaremos sacar el máximo provecho de la situación. La cosa es que, como normalmente pasa en los juegos de programar acciones, las cosas no salen bien. Cuando quieres subir, bajas, cuando quieres disparar, fallas, cuando intentas coger algo, ya no queda nada. A seis jugadores es rápido, brilla, es acción todo el rato y las risas fluyen sin parar. Precioso en mesa y divertidísimo para sacar con la familia y amigos. Este se ha quedado en la wishlist y estaría en la ludoteca si no fuera porque no es para dos (al menos de manera divertida de verdad).

wpid-img-20150126-wa0004.jpg

Muchos de los que jugamos el día anterior se repitieron, ya que, como siempre pasa, si algo te gusta, tienes muchísimas ganas de enseñárselo a todo el mundo. Repetimos un Pictomanía (y pudimos probarlo por primera vez a seis jugadores) con resultados hilarantes (ese anacardo PERFECTO de un sólo trazo). Pudimos probar uno de los escenarios para seis jugadores de Mice & Mystics y ver como Maginos acababa de manera épica con toda una cuadrilla de ratas, teletransportándose por doquier y a base de trallazos mágicos. Aún así, perdimos, pero fue una partida épica de las que quedan en la memoria. De los que quedaban repetidos, un Sushi Go, porque nada entra mejor antes de cenar que jugar a un juego de comida tan rápido. Una alegría y un divertimento en una cajita pequeña.

wpid-img-20150126-wa0003.jpgwpid-img-20150126-wa0007.jpg

El último que jugamos (aunque uno de los jugadores hizo el esfuerzo porque el tema le era un poco desagradable) fue Cash & Guns (la versión antigua). Con seis jugadores es de lo más divertido, además de los superpoderes. Aunque a muchos el dispararse porque sí no les hizo demasiada gracia, pero oye, que para gustos colores. Una versión de magos convirtiendo en animales a otros jugadores y con varitas y ¡TACHAN! juego nuevo para toda la familia. ¡Y con más poderes!

wpid-img-20150126-wa0006.jpg

Y así acabamos la noche. Nosotros tuvimos que marcharnos, pero esta gente siguió al día siguiente.

Muchísimas gracias a los anfitriones y a los visitantes, porque fueron unos días para recordar. Ojalá saliera de verdad las jornadas navideñas… ahí lo dejo caer.

¡Hasta la próxima entrada!

3 thoughts on “Jugando entre jugones: Isra, Shei, Gwen y Skaidan

  1. Nunca dejarás de aprender cosas buenas. Si quemas una empanada hasta el punto de estar más negra que los cerdos del Agrícola, puedes comerte lo de dentro que estará riquísimo.

    Eso y que en Andalucía hace frío. MITO CAZADO!

    Nos lo pasamos increíblemente bien y me dan ganas de que esto se haga tradición🙂

    Me gusta

  2. Pues lo de hacerlo jornadas navideñas es cosas de ir haciendonoslo mirar…

    Por cierto, os recuerdo que son jornadas Linarense-Granadinas… así que habrá que ir buscando instalaciones por allí también.

    La verdad es que, para nosotros fueron dos días geniales. Una de las mejores cosas que hicimos en estas navidades. Esa sensación de volar el tiempo y ese sentirse muy a gusto con gente genial.

    Me resulta curioso ver lo mal que os fue la partida al Rattus, siendo un juego que a nosotros nos encanta… tendremos que retestearlo juntos a ver qué os pasó.

    Por otro lado, creo que el momento más glorioso de las partidas, fue ese pequeño ratoncillo acabando con la guardia de la malvada hechicera, él solito. Brutal.

    Y como orgulloso propietario de muñones en vez de manos, decir simplemente que me siento orgulloso de mi ANACARDO.

    Por otro lado, y sin esperar a jornadas… estoy por recoger el guante que me arrojasteis y pasar por Linares a abrazaros, y a destrozaros en un tablero😛

    Cuidaos, nenes.

    Me gusta

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s