Convenciones que nos convencen: Zona lúdica 2015 (Parte 2)

¡Hola parejitas jugonas!

Y continuamos con nuestra crónica de Zona lúdica.

a8b46-image

A las 8 otra vez en pie, dormir está sobrevalorado, un buen y energético desayuno y de nuevo al vicio.

Comenzamos probando el nuevo juego de Pak, Scape, un juego de roles ocultos en el cual nos meteremos en la piel de un prisionero británico o americano que intentan escapar de una campo de concentración cavando un túnel, o de su guardián alemán que intenta evitar que se escapen.

La mecánica del juego es extremadamente sencilla. Cada turno jugamos una carta y robamos otra.  Esta carta se puede jugar para construir el túnel situándola sobre su parte correspondiente de túnel según la letra que sea, o usando la habilidad de las cartas. Cuando se acaban las cartas se levantarán las cartas de túnel, solo las últimas. El alemán ganará si ha conseguido colar una de sus cartas. De no ser así los prisioneros habrán escapado y ganará aquel que haya conseguido colar más cartas de su nacionalidad en las últimas cartas del túnel. Un juego que esperemos que no tarde mucho en ver la luz. Rapidito y sencillo de entender.

Tras este, al fin pudimos probar el Krosmaster Arena que le teníamos muchísimas ganas. Es taaaaan mono. Krosmaster es un juego de los que nos gusta a nosotros, de repartir amor y espadazos a diestro y siniestro. Cada uno formará su equipo de 12 puntos, que estará compuesto de varios muñecos con habilidades varias. El objetivo, al menos en la partida que nosotros jugamos, era conseguir que el otro perdiera todos sus galones, y para ello hay que matar a los muñequillos contrarios. El juego llevaba mucho tiempo en nuestro punto de mira y, aunque nos gusto muchísimo, al final nos decantamos por comprar uno más acorde a nuestra edad mental: Krosmaster junior, que estaban jugando un par de peques a nuestro lado mientras jugábamos y nos convenció más por su sencillez, haciendo el tablero más pequeño y quitando aquellos puntos que nos cortaban un poco el rollo como las compras, por ejemplo. Además, como los muñecos vienen preparados para poder usarse en el normal, y encima son muy buenos, ya los tenemos para el día que decidamos comprarlo.

Una visita a la tienda Juegos de la mesa Redonda para que Farko me concediera un caprichito: la expansión del Speed cup; también cayeron fundas para el Summoner Wars y el Timeline: Música y cine con el que pretendemos engañar a algún amigo.

Una pausa cortita para comer y de nuevo al vicio. Ya con Juanma Rocha y Gonzo, haciendo frente al sueño post-comida y con café en vena, pudimos probar el Wiz War, que llevábamos tanto tiempo detrás de él. En Wiz War nos metemos en la piel de un mago encerrado en un laberinto mágico con el objetivo de vencer a los demás magos destruyéndolos a base de hechizos o consiguiendo robarles sus pertenencias. Y la verdad, es que sería por las horas, la disposición del tablero y/o el empanamiento que una llevaba encima a esas horas, hay diversidad de opiniones. A Farko le encantó. A mí, no mucho, me dio la impresión de que tus opciones de victoria dependen mucho de tu ubicación en el tablero, ya que mi mago empezaba muy encerrado por lo que me costaba una barbaridad salir a por los libros ajenos y con los libros que debían robarme muy desprotegidos.

Tras esto se nos unió Carlos Romero para jugar una partida de Colt Express. ¿Hace falta el tren de cartón en el que meter los forajidos? NO. ¿A veces dificulta que se vea el botín que hay en los distintos vagones? Si. ¿Sobra? No, no sobra para nada, hace que el juego sea tremendamente atractivo. En este juego nos meteremos en la piel de un forajido que mediante la programación de las distintas acciones que se van a realizar a lo largo de la ronda busca ser el más rico al final del juego. Después de probarlo estas navidades, nos apetecía echarnos una partida.

Un café y unos dulcecillos en la merienda y de vuelta. Tras la merienda pudimos probar Alchemical Crystal Quest, un juego de Mystical Games en el que encarnaremos a unos monísimos magos y sus mascotas que emprenderán la arriesgada misión de intentar salvar a su maestro.  El juego se desarrollará a lo largo de 10 aventuras en el modo campaña. Una chulada visual con tableros en 3D y casitas con sus alfombras y sus cuadros en la pared. Lástima que a la hora de vender el juego no sea posible tener esa escenografía, aunque ocuparía un salón entero. Un jueguecito similar al Mice and Mystics que merece la pena probarse. Aún le falta algún retoque, pero también queda tiempo hasta que lo saquen al ruedo.

Y de nuevo con Juanma y Ushikai intentamos probar XCOM de Edge, y digo intentamos porque se nos junto que llego la hora de la cena y se acabó la batería de la tablet necesaria para el juego. Nos dio tiempo únicamente a jugar 1 turno. XCOM se desarrolla en dos partes. La primera es similar a Space Alert: la tablet (o el dispositivo que queramos emplear) nos dará una serie de instrucciones que deberemos completar como un buen equipo donde cada uno estará encargado de una parte de la nave. Cuando esta fase se termine, comenzará la siguiente en la que deberemos ir resolviendo las tareas con los recursos que hemos asignado anteriormente. No nos dio tiempo a mucho, así que poco podemos decir del juego.

Tras la cena, aprovechamos un momentito para probar Pagoda, ya que nos lo habían recomendado tantísimo y… nos dejo más fríos que en un congelador.  El juego consiste en, con las cartas que tenemos en mesa a la vista del otro jugador más 2 que tendremos en mano, intentar construir pagodas de 4 pisos más el techo. Al ir construyendo las distintas columnas de la pagoda conseguiremos puntos. No nos gustó nada, nos pareció aburrido, soso y nos dio la impresión de estar trabajando para el otro en todo momento. Un juego que ganará con las partidas, posiblemente, pero… con la de juegos que hay, mejor uno que nos divierta.

wpid-20150502_232527_bkt_1.jpg

Tras esto, nos unimos a los chicos de Nexo Educativo para probar el Red7, que ellos habían jugado antes y a 2 como que no funciona, pero a 4 sí. Un juego de cartas sencillito donde cada ronda colocaremos una o dos cartas en mesa  con la intención de ir siendo el ganador de la ronda. Podremos colocar una carta en el centro que cambiará cual será la forma de ganar (tener la carta más alta, más del mismo color, etc.) y/o otra delante nuestra para conseguir el objetivo. Un juego de estos que nos gustan a nosotros, rápidos, con pique y que permiten echarte 5 partidas seguidas. Una verdadera lástima que a dos sea una chufa horrible.

Con ellos también jugamos a Marrakech, donde nos metemos en la piel de un comerciante de alfombras que busca ser el más rico del zoco consiguiendo dinero por las visitas que Omar hará a nuestras alfombras. Un juego para toda la familia que aunque parezca tontorrón esconde un poco más de lo que parece. Lleva mucho tiempo en nuestra whislist y se resiste a abandonarla.

(Entra Farko un momento a comentar un juego que probó él solo junto a Pau Carlés)

Esperando a Fayzah, me enganché a César, a quien le llevaba todo el fin de semana prometiendo probar su juego (al menos, uno de ellos). Aproveché este momento para darle un tiento.

En un juego de drafting, unido a control de áreas. Las mecánicas han sido simplificadas gratamente, y las partidas no se hacen para nada largas. También es verdad que probamos la versión para novatos, aunque yo lo disfruté mucho. El objetivo del juego es controlar tres zonas, o reventar la tripulación rival. Con cañonazos, asaltos, luchas y una buena defensa (se aconseja saber leer la mente), consigue un juego entretenido.

(Ya se va Farko un rato y me deja otra vez al teclado)

Y a dormir, que el domingo hay que aprovechar el último día en Zona Lúdica 2015.

La mañana del domingo es… especial. Un poco triste por toda la gente de la que te vas despidiendo a lo largo de toda la mañana, cada uno tiene que salir a una hora por distintos motivos; triste porque ya se acaba; con mucho sueño y gafas de sol para ocultar las ojeras, dormir está sobrevalorado y en estas jornadas es lo que menos se hace; y a la vez muy muy contentos por lo bien que nos lo hemos pasado y contando los días para Zona Lúdica 2016.

Aun así, pudimos aprovechar y jugar a unas cuantas cosillas antes de que cerraran a las 1 y media.

Con Pedrote, Carlos y Juanma pudimos jugar a Notre Dame. De los poquitos Feld que nos gustan y disfrutamos jugándolos, aunque con el déficit de sueño nuestra actuación fue… nosotros jugamos y lo pasamos bien.

Nuevo paso por Juegos de la mesa redonda, por desgracia para nuestra cartera, donde cayó el Krosmaster Junior y el Sushi Go, al que Alejandra no había podido jugar. Así que rápidamente le enseñamos a jugar, ya que el juego se enseña en unos minutos. Sushi go es la versión simplificada del drafting del 7 wonder y otros juegos. Coges 1 carta de las que te pasan, la juegas y pasas el resto. Cuando no queden cartas, se acaba la ronda y se cuentan puntos. Al final de 3 rondas quien más puntos tenga se declara vencedor. Fácil, sencillo y muy cuqui. Fueron compras muy cuquis.

Una nueva partida con los chicos de Nexo Educativo al juego Equilibry de Cayro. Un juego infantil con el que nos reímos un rato. Cada turno tiras el dado y colocas sobre el semicírculo correspondiente la figura que te diga el dado y pasa al siguiente. Al que se le caigan las figuras queda eliminado. Una chorrada de juego que viene muy bien para desarrollar la psicomotricidad fina de los peques.

wpid-20150503_121106_bkt_1.jpg

Y para terminar, pudimos probar el Soneto de Carlos Romero. Un proto que mezcla colocación de trabajadores, que a nosotros no nos apasiona, con crear palabras de acuerdo a unos temas con las letras que has conseguidos con los trabajadores (crear palabras nos mola mucho). Aunque aún tiene cosillas que mejorar ya que está dando sus primeros pasitos, la idea es muy interesante.

Y ya con el salón de juego cerrado, a comer y a hacer hora para la ceremonia de clausura. Y menos mal que nos quedamos porque ambos fuimos premiados en el sorteo y nos trajimos para casa Limes, Super Farmer y 4 letras, que ya lo teníamos en nuestra colección.

También nos trajimos para casa Onus, del que pronto tendréis reseña.

wpid-img_20150506_024054.jpg

wpid-img_20150506_024049.jpg

En resumen: nos lo pasamos como enanos pudiendo jugar a muchísimas cosillas que teníamos pendientes de probar; repartimos todas las chapas que llevábamos incluso las nuestras, pero quien le dice que no a un bebé monísimo que te la pide a través de su papá; y, como siempre, pudimos compartir mesa y charla intentando arreglar el mundo lúdico y muggle con muchísimos antiguos y nuevos amigos; y estuvimos en todo momento con nuestra acreditación puesta.

Unas jornadas imprescindibles para cualquiera al que le guste jugar. Cada año con más carritos de bebé (y cada año más) y mini jugones en potencia pululando por todos lados, lo cual nos encanta.

Na svidenje!

7 thoughts on “Convenciones que nos convencen: Zona lúdica 2015 (Parte 2)

  1. Solo quería aprovechar para agradeceros nuevamente la chapita que os atraqué (armado con un bebé) el domingo por la mañana. ¡Un bebé te da poderrrrr!!!! De momento, la llevo en la mochila, pero en cuanto crezca un poco, la lucirá en sus camisetas🙂
    Saludos, y hasta la próxima.

    Me gusta

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s