Juego de hoy: Fungi

¡Hola parejitas jugonas!

Hoy seguimos con los juegos para el veranito. Vámonos al bosque amigos, a recoger setas, beber sidra y ponernos piojos antes del amanecer, que es cuando están más buenas. Hoy jugamos a Fungi.

Nº Jugadores: 2

Creador: Brent Povis

Editorial: Devir

Tiempo de juego: 25 minutos

Empaquetado: Una caja un piticlín más grande de lo necesario, pero está bien. Todo correcto por esta parte. Aunque el inserto hace que no se puedan enfundar las cartas, pero se tira el inserto y arreando.

En la caja nos encontramos cartas. Nada más que cartas. Tenemos cartas de bosque, cartas de bosque de noche, cartas de palos del campo (cuando vayas al campo, coge un palo, eso es así) y unas ayudas de juego (muy, muy prácticas). Ah, también una carta de zapatos.

Las cartas tienen el en centro, un número que indica la cantidad de ese tipo de seta, un valor de sabor(los puntos de la sartén) y la cantidad de palos que te da al venderlo.

Para comenzar, colocamos ocho cartas en fila entre los dos jugadores, y ponemos los zapatos en las dos cartas más alejadas del mazo de robo (que lo colocamos en el otro extremo). Desde el mazo de robo iremos rellenando cada turno, moviendo el resto de las cartas hacia la derecha.

Nuestro objetivo es cocinar las más ricas y deliciosas setas que nos encontremos por el bosque. Para ello necesitamos sartenes, setas y, si podemos, un poquito de sidra y mantequilla.

En cada turno puedes hacer una, y solo una, acción de las cinco disponibles.

  • Coger una carta de la fila. Coges una carta que esté al nivel de los zapatos (que son las dos últimas, que se entiende que están cerquita), o utilizar palos para llegar a las cartas más lejanas, a un palo por carta, hasta un total de 6 palos si quieres la que acaba de salir.
  • Coger la pila de descomposición. En cada turno, OBLIGATORIAMENTE, hagamos lo que hagamos, una carta de la fila se irá a la pila de descomposición. Si hay más de cuatro, descarta esa pila de descomposición y comienza una nueva. Coger la pila de descomposición nos permite robar un puñado de cartas de golpe, pero debemos tener suficiente hueco en las manos (porque tenemos límite de cartas en mano) para poder llevarlas.
  • Colocar una sartén en la mesa. Para cocinar necesitamos una sartén, que es de un solo uso.
  • Colocar 3 o más setas en una sartén. Cuando tengas un grupo de 3 o más, las echas en la sarten y se quedan como puntos. Si tienes cuatro o más, puedes añadirle mantequilla (da tres puntos más). Si tienes cinco o más, puedes añadirle sidra (que da cinco puntos más). Para añadirle sidra o mantequilla, estas cartas deben estar en tu mano cuando hagas las setas, y no puedes añadirlas después.
  • Vender 2 o más setas a cambio de palos. Las cartas tienen un valor en palos (básicamente, le cambias a los elfos del bosque tus setas por palos que recogen como medio de subsistencia) que puedes utilizar. Sirve para quitarte restillos que no consigas amortizar ni sacar a mesa.

Luego tienes cartas especiales dentro del bosque, como cartas de noche (que nos permiten coger al azar una de las setas nocturnas, que valen por dos), las cestas (que aumentan el límite de nuestra mano, porque ya no tenemos que llevarlo todo entre los brazos), las sartenes y las amanitas muscarias (la seta de David el Gnomo), que como es venenosa, nos deja la mano a 4 cartas durante un turno (más dos cartas más por cada cesta). Aunque parezca esta última una carta mala, puede venirnos muy bien para quitarnos setas sueltas.

Al final de la partida, cuentas las setas de tus sartenes (los puntos de sabor que dan). El que más puntos tenga, gana, y mejor regusto en el paladar se le queda.

El juego está muy bien. Es un juego donde, como la fila no para de moverse, tienes que controlar muy bien qué recoges y qué no (porque el límite de mano está ahí, y no hay sitio para todo). Ya que solo a partir de tres cartas podrás cocinarlas, tienes que tener cuidado a la hora de elegir bien qué setas vas a recolectar. Al haber distinto número de setas de cada tipo, tienes que fijarte en lo que recoge el otro, en el orden de las cartas, en la pila de descomposición, en que tengas sartenes para todo, en que tengas algunos palos por si acaso… Vamos, muchas cosas que hacer, y pocas acciones. Muy tenso, muy adictivo, y que mejoras cuanto más lo juegas… PERO…

Hay veces en las que nuestro gusto coincide con nuestro criterio, y eso está bien, a todo el mundo le gusta. Pero esta no es una de esas veces. Esta es una de esas veces en la que SABEMOS que el juego es bueno, VEMOS que tiene grandes mecánicas, DESCUBRIMOS lo que ofrece… pero no nos gusta. Es un juego que gusta a casi todo el mundo (lo mismo que ocurre con Jaipur) y que nosotros recomendamos pillar (por lo que cuesta, si juegas mucho en pareja, merece la pena tenerlo)… pero es que nos aburre un poco (igual que Jaipur). No sabemos exactamente qué es, si el tema no nos llama, la sensación de estar restringidos, la velocidad con la que todo avanza que a veces apabulla, o simplemente que no encaja con lo que buscamos A DÍA DE HOY en un juego, pero a nosotros, de manera muy personal, no nos gusta. Pero sabemos que a todo el mundo le gusta, así que de verdad, os recomendamos que lo probéis y lo añadáis a la maleta de las vacaciones, porque es un juego que tiene un larguísimo recorrido y puede duraros un verano entero, jugando nada más que a esto.

Amanita Muscaria Échame una amanita…

Opinión de Fayzah: Es buen juego, lo sé. Peeeero… no me lo paso bien jugando, no me divierte nada. Aunque a mí no me apasione, es un grandisimo juego para dos.

Opinión de Farko: Ojalá me gustase, pero no me gusta. Es un juegazo de gestión de cartas, con mecánicas sencillas y que provocan mucha tensión. Muy recomendado por mi parte.

Enlaces de interés:

Página del juego en la BGG

Reseña en The Black Meeple

Reseña en Imisut Meeple

Reseña en Estantería de Juegos

Reseña en Muchachita Lúdica

¡Hasta la próxima entrada!

7 thoughts on “Juego de hoy: Fungi

  1. Hombre, si Jaipur no os gusto, normal que este tampoco. Al final es un juego de familia con tensión. Este es tiene algo mas por añadir mas familias asi como la mecanica de avance del bosque. A mi me mola bastante, y lo recomiendo antes que Jaipur.

    Me gusta

    1. Ya te digo, nosotros lo recomendamos, aunque no nos guste mucho. Antes que Jaipur… no sé. Jaipur es más llamativo, aunque más ligero. Depende de lo que busques, creo que los dos caben bien en una ludoteca, para ir variando.

      Me gusta

  2. Pues como jugona parehil debo decir que si me gusta jeje, todo es cuestion de criterior, tambien es verdad que en mi cumple recibi un tapete ENORME para jugarlo y eso hace que te metas mas en el tema de las setas, por cierto que con las fundas si que entra, lo se proque enfunde todo el finde pasado🙂

    Me gusta

  3. Cuando he visto el juego, he pensado inmediatamente que os iba a pasar como con el Jaipur, porque aunque no se parezcan, en realidad tienen unas sensaciones similares. Este solo lo probé una vez, en la ZL del 2014, que nos los enseñó Pol Cors de Homolúdicus, y me gustó bastante, aunque yo me hacía un lío con el cambio constante de la fila. Me pasé la partida sin pillarlo bien🙂
    También me costaba diferenciar unas setas de otras, pero eso creo que es de esas cosas puramente personales. De alguna forma, los dibujos tan monos me resultaban poco claros.
    Como no lo he jugado casi nada, tampoco puedo opinar mucho, pero lo del Jaipur deberíais mirarlo, o azotaros un poco, o chuparle un pie a un camello… no sé, algo que os castigue por esa herejía. ¡Jaipur juegazo!😀

    Me gusta

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s