Juego de hoy: Star Realms

¡Hola parejitas jugonas!

Desde la primera aparición de Dominion, los juegos de “deckbuilding”, o juego de creación de mazo, son algo de lo más corriente en el mundo lúdico. Y aún con tantos especímenes para jugar, aún no habíamos encontrado ninguno que nos gustara más que el original… esto es, hasta ahora. Hoy jugamos a Star Realms.

Nº Jugadores: 2 por caja.

Creador: Robert Dougherty / Darwin Kastle

Editorial: Devir / White Wizard Games

Tiempo de juego: 20 / 30 minutos.

Empaquetado: Bien y mal. Una caja donde cabe una baraja gorda y las reglas que ocupa poco espacio, pero que una vez enfundada, te toca buscar un nuevo alojamiento a esas cartas. Pero bueno, no es difícil encontrar una caja para cartas de tamaño “funda genérica”.

Star Realms es un juego rápido de montar y de jugar.

Para montarlo, separa las cartas iniciales, las Exploradoras (que serían la carta genérica para cuando tienes dinero que te quema en el bolsillo pero nada interesante que comprar), barajas el resto de cartas, sacas 5 en el centro y a jugar.

Robas 5 cartas de tu baraja de 10, las usas, descartas la mano completa, robas otras 5, y así hasta que uno de los dos jugadores pierda los 50 puntos de prestigio.

En tu turno puedes: bajar cartas, activar cartas y comprar. Es muy fácil aprender si ya has jugado a otros juegos de combos de cartas, y aún más fácil si dominas Dominion.

Las cartas son de dos tipos: naves y bases. Las naves se van al final del turno al realizar su acción, mientras que las bases se quedan y te dan acciones que puedes activar todos los turnos, a menos que exploten la base. Las bases algunas incluso vienen con escudos que protegen tu vida, y tienen que explotar la base antes de explotarte a ti.

Las naves y las bases cuentan con habilidades que se activan cuando las bajas, habilidades que se activan cuando hay otra nave de la misma facción en mesa (hay cuatro facciones en el juego, cada una con características más o menos propias, como ganar vida, destruir cartas de la baraja, ganar dinero o pegar muy fuerte) o habilidades que se activan cuando se destruye la carta. Destruirla es enviarla al espacio entre barajas, la nada absoluta… o una manera de limpiar la baraja de la morralla inicial. Y como este juego no es un Legacy, no hay que romperlas ni nada, lo cual son todo ventajas.

Las cartas se compran de una fila de 5 cartas, que debe tener en todo momento 5 cartas, que va saliendo de la baraja inicial. Esto hace que, al contrario de otros juegos donde la base de cartas es fija durante toda la partida, las cartas varían de partida a partida y de turno a turno. Esto permite ir cambiando la estrategia y adaptándote a intentar comprar la carta más útil que encuentres en la zona de compra. Recomendamos ajustarte a una o dos facciones, para poder combar con mayor facilidad y activar las cartas de facción, aunque hay cartas que funcionan muy bien por ellas solas, y que cuesta decirles que no (algunos Blobs son muy majos por sí mismos).

Cuando un jugador pierde todos sus puntos de prestigio, pierde. Nada más, nada menos.

Dominion, ya es la última vez que lo nombramos, fue uno de nuestros primeros juegos, y que nos dejó alucinados cuando lo probamos. Desde entonces ha tenido su hueco en nuestra colección y hasta se ha expandido tres veces, para poder tener la mayor cantidad de cartas posibles. Aun así, por mucho que nos guste el juego, sabemos de sus limitaciones: interacción tremendamente limitada y set-up más largo cuantas más expansiones tienes. Es un juego solitario para jugar entre varias personas, con un roce de vez en cuando. Eso no quita que nos siga encantando, pero buscábamos algo más.

Hemos encontrado enormes candidatos por el camino, como Nightfall o Ylandyss, pero creo que Star Realms se ha alzado un poquito por encima de ellos.

Star Realms contiene la cantidad justa de interacción que queríamos, es decir, que te voy a ir calentando el hocico casi cada turno con puntos de prestigio, donde cubrirte o volverte tremendamente agresivo puede repercutir directamente en tu supervivencia en la partida. Luego tiene un set-up sencillísimo, unas reglas fáciles, unas cartas intuitivas (casi todas) y sin mecanismos raros ni cosas que hagan que se alargue la partida. Es rápido, sencillo, tremendamente gratificante (porque una baraja comienza a funcionar enseguida, y puedes empezar a disfrutar de tus nuevas cartas), es diverso por el cambio de las cartas de compra en cada turno, pero eso no quita que una buena estrategia y no comprar por comprar ayuden a tu victoria. Es un juegazo, de arriba abajo, y por lo que cuesta y lo que trae, es nuestra nueva recomendación cuando una pareja jugona nos pide un juego de deckbuilding para comenzar y que dure muchos años y partidas. Es fácil de sacar con todo el mundo, y fue instantáneamente adorado por ambos, cosa que no pasa siempre.

Las ilustraciones molan, aunque no te fijes mucho en ellas.

¿Merece la pena para dos jugadores? Sí, sí, sí.

¿Y para más? Ni idea, no tenemos dos cajitas para poder jugar a cuatro jugadores.

¿Me lo compro? Sí.

¿Se lo regalo a mi primo que acaba de empezar a jugar? Sí.

Mi hijo tiene 9 años, ¿podrá jugar? Um… sí, pero tranquilo, que necesitará tiempo para aprender, pero aprenderá y os lo pasareis genial.

No me gusta el tema del espacio, ¿me gustará el juego? Sí, a Fayzah tampoco le apasiona el tema y le encanta el juego.

A mí sí me gusta el tema, ¿tiene el tema pegado? Sí, tiene el tema pegado, como todos los deckbuildings, pero disfrutas lanzando ataques con tus navecitas destructoras y escondiéndote detrás de tus bases.

¿Me compro las expansiones directamente? Compra primero el juego, disfrútalo, y cuando te aburras, ataca las expansiones. No hacen falta para disfrutar de un juego que se sienta completo.

¿Puedo probarlo en algún sitio? En inglés hay una APP gratuita, por si queréis catarlo antes.

¿Hay algo que no os guste? El mecanismo para llevar la cuenta de los puntos de vida, o como se llamen. Esas cartas que tienes que ir combinando para representar el resultado son un peñazo absoluto. Buscaos otro modo (contadores, unas cartas con un marcador, un lápiz y un papel…) porque, la verdad, son un apaño hecho regulero.

Opinión de Fayzah: ME ENCANTA!!! Hace mucho que no tenía esa sensación con un deck-building, pero este aunque el tema, como ya han dicho, no me apasiona me parece ideal por la sencillez de sus reglas y su duración. Ahora, eso sí, ir a muchos colores es un tremendisimo error.

Opinión de Farko: Me gusta mucho, desde la primera partida. Es más, si al leerlo te ha llamado la atención, puede que no te decepciones, porque da justo lo que promete, y un poquito más. Siempre hay ganas de echar otra partida.

Enlaces de interés:

Reseña en el Dado de Jack

Reseña en Ludamos

Reseña en Consola y Tablero

¡Hasta la próxima entrada!

7 thoughts on “Juego de hoy: Star Realms

  1. Pues yo disiento en este… primero, porque ya van varias partidas en las que decido ir a un color y no vuelve a salir una carta de ese color en tropecientas rondas. ¿Qué culpa tengo yo de no poder ver el futuro? Me quedo atrás, mis cartas no comban y me pasan por encima sin haber hecho nada mal, realmente. Puro azar.

    Además, creo que se quema rápido. Yo, tras echar unas cuantas partidas, ya siento que jugar es más de lo mismo… como no hay una amplísima variedad de cartas, me las sé todas. No descubro nada nuevo, y el juego es tan sencillo que igual que me gustó en las primeras partidas me aburre ahora que ya me lo sé.

    Me gusta

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s