Los juegos de mesa y el café con leche

¡Hola parejitas jugonas!

coffee_stencil_-_meeple_1_preview_featured

¿Os gusta el café? A mi sí. Me gusta el café con un chorrito de leche y azúcar/sacarina (dependiendo de en qué parte de la semana esté con la dieta). Me gusta probar muchos tipos de café, pero casi siempre acabo cayendo en las gotitas de leche y los dos terrones de dulcificante.

Ahora, ¿soy cafetero? Pues sí, porque me gusta probar y disfrutar distintos tipos de café. Lo tomo solo con hielo si hace calor, y expreso bien fuerte si me espera un día duro. Largo con mucha agua y leche si tengo toda la mañana para disfrutarlo, y también lo tomo de  máquina, baratuelo, siendo este mejor o peor, según la suerte y el día de la máquina.

¿Me gustan los juegos? Pues… sí, bastante. E imagino que a ti también, ya que estás en esta página leyendo esta entrada. Me gustan los juegos con no muchas reglas y sencillitos, o de reglas enrevesadas pero con un tema que me apetezca meterme de lleno. Me gusta probar de todo, pero acabo cayendo en esos dos arquetipos la mayoría de las veces.

Eso no significa que no eche gustoso una partida a un eurogame sesudo, ni que esté toda una tarde en la piscina jugando sin más placer que el estar con los amigos. No significa que no vaya a tocar un juego de miniaturas, ni que una subasta me levante la piel. No tiene nada que ver que no vaya a comprar un juego en el que sale en la portada un señor alemán enfadado, para que no pueda abrir la caja de otro y disfrutarlo en su compañía.

¿Y soy jugón? Pues bastante, señoría. Culpable de gastar más de lo que debiera y de forzar las estanterías y la paciencia de más de uno con el manido tema de los peones.

¿Soy menos cafetero por tomar el café con leche? Pues no, al igual que no soy menos jugón por jugar cosas sencillas. Que esto no es un arte marcial, que no se suben grados, que nada queda por debajo, que no se superan etapas ni se acaban carreras. Que lo que hoy reina, mañana perece en la segunda mano, y que hay juegos titánicos que ni todos los cubos del mundo mueven.

Que no por no jugar con madera, seré de jugar menos. Viva los juegos cortos y sencillos, que tantas buenas horas nos proporcionan, y nada de quitarles mérito o elogios porque “no son un juego grande”.

Y oye, que por jugar, nada quede sin probar, pero sin despreciar al que empieza ni al que, tras años ya, decide seguir disfrutando con lo que en un principio le hizo feliz.

¡Hasta la próxima entrada!

One thought on “Los juegos de mesa y el café con leche

  1. Estoy de acuerdo contigo al 100%. No me da miedo probar cosas nuevas, pero tengo una predilección por algunos juegos de mesa que otros odiarían, meses dura ya la discusión con Mr. Smile sobre el Innovation, el lo odia yo lo amo, pero tengo claro que ni es un juegazo de 10 ni es un 1.

    He probado juegos de minis como infinity y aunque tengo claro que no son para mí, no considero que sean juegos malos. Al contrario también pasa, “jugones” que ponen por las nubes un título y luego es una decepción absoluta. Nosotros como reseñadores tenemos la responsabilidad de ver la calidad a pesar de nuestros gustos y eso es algo que claramente queda patente en vuestras reseñas.

    Me gusta

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s