Juego de hoy: Aloha pioha

¡Hola parejitas jugonas!

Una pandilla de piojos muy juguetones ha infectado a la pequeña Paulani y se ha extendido a por todo el panorama lúdico español. Hoy jugamos a Aloha Pioha.

pic2907182_md

Nº de jugadores: De 2 a 4

Tiempo de juego: 15 minutos

Autores: Isra C. & Shei S.

Editorial: Ediciones Primigenio

Ilustrador: Paco Dana

Nuestro objetivo será situar los piojos de nuestra de forma estratégica para conseguir llevarnos cuantos más puntos, mejor.

Lo primero que deberemos hacer será barajar las cartas de cosquilleo y sacaremos 3. Barajaremos también las cartas de pelo y colocaremos de 3 a 6 pelos en función del número de jugadores. Con 2 jugadores se sacaran 3 pelos. Cada jugador recibe las cartas de su tribu, su peine y la carta de ayuda correspondiente. Cada jugador roba dos cartas y ya podemos comenzar.

wp-1462396452018.jpg
Caja firmada por el ilustrador, a falta de secuestrar a los autores para que nos lo firmen también

De acuerdo con las reglas, yo empiezo siempre (bueno, quien tenga el pelo más largo. En nuestro caso, yo).

wp-1462396447093.jpg
Farko peinándose los piojos

Cada carta de pelo tiene un valor de aguante y el número de cartas que se pueden poner hasta tener que poner una carta de cosquillas. Si se supera el valor de aguante del pelo, este se rompe. Cuando se supere el número de cartas, colocaremos una carta de cosquillas de las 3 que hay disponibles. Una vez colocado, aplicaremos su efecto y colocaremos una nueva carta de cosquillas.

Por turnos, comenzando por el jugador inicial, cada jugador colocara uno de sus piojos en un pelo. Si lo coloca bocarriba, no deberá descartarse carta. Si lo hace bocabajo se descartara de su mano menos una. En ambos casos, tras esto se roban 2 cartas. En cada pelo pueden pelearse dos tribus distintas, cada una a un lado del pelo.

wp-1462396460795.jpg
Cartas de cosquillas

¿Y para qué sirve colocar una carta bocabajo? Para farolear, simplemente. Las cartas de piojo pueden tener dos reversos: uno que indica que el piojo es del valor 1 o 2, y el otro 3,4 o 5. Peeeero, y aquí es donde esta parte divertida del juego, también hay piojos de 0 y de -1, por lo que se puede engañar fingiendo que has puesto una carta que haga que el pelo se rompa, o una de un valor bajito.

Cuando se hayan jugado 7 cartas de piojo se acaba la ronda. Se procede a resolver los pelos y a entregar los puntos a quien corresponda. Para resolver los pelos, colocaremos todas las cartas bocarriba y sumaremos los valores. Si superan el valor de aguante del pelo, este se rompe y gana la tribu que haya tirado más flojito; si no se supera el valor de aguante, no se rompe y ganara el que tire más fuerte.

El que tenga más puntos, gana. En las reglas encontramos multitud de variantes para que juguéis con la que mas os apetezca, en nuestro caso solemos jugar siempre a 3 rondas. Al final de las 3 rondas el que más puntos tenga será el ganador. Para nosotros, a 2 esta es la mejor forma de jugar.

wp-1462396474360.jpg

Nos gusta este juego.

El sistema de faroleo es sutil, sencillo y fácil de gestionar. Es una manera de darle misterio y poder jugar con la mente del otro jugador. El eliminar opciones al jugador que farolea también es una manera fantástica de no hacer que una mecánica se imponga sobre la otra. Tantas veces necesitas no descartarte de cartas y te ves obligado a no mentir para poder conservar esa mano tan valiosa.

Que bueno, que valiosa según lo que ocurra, porque aquí no hay carta mala. En muchos momentos un cinco puede ser una bendición como un suplicio, rompiendo el pelo y haciéndote perder. Ese tira y afloja, nunca mejor dicho, entre imponer tu fuerza y no pasarte es lo que le da vidilla al juego.

Pero por si esto fuera poco, que podría parecerlo, tenemos los picores de la niña, que a mitad de pelo (dependiendo del número de cartas requeridas para activarlo) cambia de repente el juego, y hay que tener muy en cuenta lo que se deja ver y no al jugador, porque si el otro compañero tiene claro que tú tienes un tres en la carta, o has usado solo cartas pares, puede tirarte por tierra completamente tu estrategia.

Ahora, ¿es todo perfecto y dionisíaco? Pues no,  porque quejas se pueden poner siempre, aunque sean “picajosas” (chistes de piojos, ains… qué fáciles son). Sinceramente, poco malo le vemos al juego, si bien hay que tener claro que a más jugadores, hay menos control en cada pelo (que eso no es malo, es solo distinto) y que a dos jugadores (y hasta se puede jugar a uno, aunque eso se lo dejamos a Vilvoh y su podcast) el control es mayor, pero también hay menos sorpresa (al que le gusten) al final de la ronda. Sabemos que suena a Perogrullo, pero es que no hay mucho más. El control de la mano es voluntario, el sistema de faroleo va bien, componentes agradables y hasta en el inserto caben las cartas enfundadas.

wp-1462396439468.jpg

En definitiva, en un juego en el que ponemos siete cartas por partida (o ronda, porque casi que mola más jugar a tres rondas acumulando pelos como si intentases hacer una peluca) hay que tener en cuenta lo que queda en la baraja, lo que tenemos en la mano, cuantos piojos hay ya colocados en cada pelo, qué eventos (picores) pueden afectarte, quién va a activar el evento, si merece la pena ocultar la jugada o asegurar más opciones para el siguiente turno… Vamos, que donde parece que hay un chorrijuego con cartitas con piojos, hay escondido un muy interesante cúmulo de mecánicas que no se estorban entre ellas, sino que se apoyan las unas a las otras para ofrecer una experiencia completa.

Por cierto, qué decir de las ilustraciones, que el ilustrador es una maravilla maravillosa de persona y ha tenido el buen hacer de conseguir que un ser tan horrendo como un piojo se le coja hasta cariño, con ilustraciones tan bondadosas con las criaturas. El trabajo de ilustración y maquetación son geniales, con detalles como números en esquinas opuestas y símbolos para personas daltónicas.

wp-1462396466855.jpg
Nos sentimos tremendamente identificados con ese piojo.

Opinión de Farko: Es duro decirle a un autor (o autores) que no te gusta su juego, sobre todo cuando los conoces. Por suerte, no ha hecho falta, porque desde la primera vez que lo probamos, nos gustó mucho la idea. Verlo publicado, y encima con una calidad profesional de tal magnitud, nos alegra tanto como a los autores. Es un gran juego para parejas, que funciona bien luego a cuatro y a tres jugadores. Probadlo sino, y luego nos decís.

Opinión de Fayzah: Una maravilla ver este juego publicado al fin, desde que sus autores no lo enseñaron hace no mucho tiempo le hemos estado siguiendo la pista. Ese faroleo encubierto me encanta, y eso que a mi los juegos de faroleo no me van. Además los dibujos son tan cuquis que el juego entra por los ojos a la primera.

wp-1462396482339.jpg
Piojos cuquis!!!

Página del juego en BGG: Aloha Pioha

Na svidenje y hasta la próxima entrada!

One thought on “Juego de hoy: Aloha pioha

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s