Juego de hoy: Blueprints

¡Hola parejitas jugonas!

Nos metemos en la piel de jefes de obra haciendo realidad la imagen del arquitecto… o haciendo lo que nos dé la gana para ganar puntos, y pasamos de normas de construcción y de todo. ¡Vivan los pisos de cristal!

Hoy jugamos a Blueprints.

Nº de jugadores: 2-4

Tiempo de juego: 30 minutillos

Autor:  Yves Tourigny

Nuestro objetivo será bien sencillote, conseguir ser el mejor arquitecto de la ciudad y ganar tantos premios de arquitectura como podamos construyendo el edificio más bonito.

Los edificios los construiremos empleando dados, que serán de materiales distintos (madera- naranja, materiales reciclados-verde, vidrio – transparente y piedra-negros). Cada material puntuara de forma distinta: por cuantos tenga adyacentes, cuantos haya agrupados, lo alto que estén o simplemente la cara que muestren.

Meteremos todos los dados en una bolsa de la que los iremos sacando.

El juego se desarrollara en 3 rondas. En cada ronda cada jugador recibirá una carta de construcción de edificio que colocara detrás de la pantalla para que los otros jugadores no la vean.

Se sacaran entre 7 y 9 dados, dependiendo del número de jugadores, se lanzaran y se ordenaran por valores. Cuando se gaste un dado se repondrá por uno nuevo de la bolsa  (de la misma manera: se lanzara y se colocara donde corresponda).

wp-1464858334180.jpg

Por turno, comenzando por el jugador inicial, el jugador escogerá uno de los dados y lo colocara en un espacio no rayado de su carta, intentando construir su edificio, o no, depende de lo que quiera hacer. Una vez se ha colocado un dado, se sacara otro de la bolsa.

Los dados se colocaran en huecos no rayados y para poder construir verticalmente, el dado que se encuentra debajo tiene que tener un valor igual o inferior al que quieres poner, es decir, comenzar una columna de 3 dados con un 6 es hacerte la puñeta a ti mismo porque solo pondrás poner encima otro 6 y si no salen en los dados, porque depende de ellos, te vas a cabrear, avisado quedas.

Una vez todos los jugadores han colocado 6 dados en su construcción se termina la ronda y se pasa a puntuar y ver quién es el ganador.  Cada jugador recibirá puntos por los distintos materiales y otros 6 si ha completado su construcción. Se repartirán los premios, en función del número de jugadores.

Además, si se han realizado construcciones especiales (5 dados del mismo material, un edificio de 5 plantas, 4 dados del mismo número o un dado de cada número, recibirá las cartas de premio especial. Estas cartas se las guardara el jugador. Se vuelven a meter los dados en la bolsa, cada jugador coge una nueva construcción y comenzaremos una nueva ronda.

Cuando se termine de puntuar la 3º ronda y los jugadores hayan recibido sus cartas de premio, cada jugador contara los puntos de las cartas de premio que han ido consiguiendo en cada ronda y el que tenga más puntos será el ganador.

wp-1464858323832.jpg
Cartas de premios especiales

Para resolver posibles empates, cuando se sacan los dados al principio se sacan dos dados más que se colocaran a un lado en el tablero. En caso de que se produzca un empare, ganara el empate el que tenga más dado de uno de los materiales sacados, en caso que el empate continúe, del otro. No es al azar, está marcado en el tablero cual sirve para el primer desempate y cual para el segundo.

Para dos jugadores, el juego es un pelín más estratégico que con más jugadores ya que debes de ir fijándote en lo que hace el otro jugador. Para que haya más movimiento de dados (porque puede ser que a ti un dado no te interese, pero al otro le venga de perlas), cada jugador pondrá un dado en su construcción y eliminará otro del juego.

Es magnífico ver cómo seguimos encontrando juegos que con pocas ideas (no demasiado pocas, eso sí) saben hacer tanto. Coge un dado, colócalo en tu edificio, pasa el turno. Y así, seis vueltas, tres veces, y está hecho. Pero no por ello es aburrido. Digamos que lo que nos ofrece es un juego de construir un puzzle para sacar puntos, pero que no sabes exactamente de cuántas piezas va a contar, y tienes que jugártela todo lo que puedas.

Calcular cuántos puntos va a dar cada dado es fácil y se memoriza enseguida, pero cuando juegas varias partidas empiezas a ver el truco del juego, el porqué es tan entretenido.

Vale, puedes hacer perfecto tu edificio, ganar la ronda y ganar 2 o 3 puntos. Puedes ganar la ronda siendo bueno… o intentando romper los límites del mapa. Porque el juego te puntúa cuando no haces bien el mapa. Los dados negros puntúan más cuando haces una enorme torre, los verdes cuando monocromatizas tu mapa, los naranjas cuando haces un cúmulo bloque y los blancos… bueno, los trasparentes puntúan si no coges un uno (un dado de cristal con un 6 es una golosina que no debe permanecer mucho en mesa).

Luego tienes los retos de ronda. Son premios por conseguir hacer cosas que, aunque algo difíciles o incluso contraproducentes, si lo haces bien y lo consigues, ganas uno o dos puntos más por ronda.

Es decir, que hay que hacer el mapa… solo si el otro jugador hace el mapa. ¿Pero cómo lo sabes? Hay una mampara, así que a ver qué roba. Y cuando empiezas a ver que roba mucho verde, o que está robando números del 1 al 6… ahí empiezas tú a planear la siguiente ronda. Romper las reglas se premia casi tanto como hacerlo bien, dependiendo de lo que hacen los demás. Es decir, crea una interacción natural y sutil magnífica.

wp-1464858329374.jpg

Eso sí, hay azar, y hay veces que es mejor tener un plan B o C para que, en caso de que no te salga ese dado verde con un 6 que necesitas, seas capaz de puntuar decentemente. Perder dos rondas te habrá fastidiado la partida. Muy dificilmente conseguirás ganar ya. Pero, eso sí, cuando consigues puntuar 6 puntos en una misma ronda… eso mola, eso mola mucho.

Opinión de Farko: Fue ver una foto y empezar a interesarnos. Saber la mecánica y saber que tenía que gustarnos. Jugarlo y comprobar que sí, es tan entretenido como esperábamos. Bonito, llamativo, sencillo y (para dos jugadores) con su truquillo y enjundia.

Opinión de Fayzah: Es un muy buen juego por su sencillez y lo rápido que es. Se explica en 5 minutos y cada ronda se juega muy rápido excepto si hay algún jugador lentorro. La idea de que el desempate cambie cada turno y el dilema de si hacer tu edificio (que no es tan difícil) o intentar conseguir varios premios especiales hace que el juego tenga más chicha.

Página del juego en BGG: Blueprints

Na svidenje!

4 thoughts on “Juego de hoy: Blueprints

  1. No me gusta, dependes de que el otro jugador no voltee los dados tras la pantalla, nunca hago trampas y odio que me las hagan y se como detectarlas, este juego parece creado para hacerlas

    Me gusta

  2. Buenas, yo llevo muy mal también lo de las trampas en los juegos. Otro juego en el que no hay forma de controlar las trampas es el Bohnanza.

    Estoy con Farko, evito jugar con gente que sé que es dada a hacerlas si tiene ocasión. No le veo la gracia a hacer trampas, claramente quien las hace es alguien que no juega para divertirse, sino que su objetivo es ganar a toda costa. Eso suele decir mucho de cómo es la persona en otros aspectos de la vida.

    Por lo demás, tiene pinta de ser un juego divertido. Me lo apunto. Gracias por la reseña, porque no lo conocía.

    Saludos

    Me gusta

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s