Juego de hoy: Runebound 3ed.

¡Hola, parejitas jugonas!

Nos adentramos en Terrinoth, hogar de lo que una vez fuera una tierra próspera, ahora quedan restos de una civilización poderosa. Una tierra plagada de monstruos, aventuras y retos aguarda a nuestros aventureros. ¿Serás capaz de afrontarlos? Hoy jugamos a Runebound.

pic2625790_md

Nº Jugadores: 1 (con variante)2-4

Creador: Lukas Litzsinger

Editorial: Edge Entertainment

Empaquetado: Caja cuadrada preciosa, que queda fantástica en tu estantería y que amablemente cede espacio para próximas expansiones. Casi mejor, que luego tener todo lleno de cajitas es un engorro. Aún así, la caja no viene vacía en absoluto.

En Runebound tomamos el papel de un aventurero dispuesto a darlo todo para conseguir fama, dinero y la gloria. En cada partida escogeremos un aventurero, un escenario, y el primero en batir las condiciones del escenario será elegido ganador.

ck8qx6vwkaabpti
¡Por la Alianza!

Las mecánicas son muy sencillas. Cuentas con tres acciones, y puedes moverte (1 acción), coger una misión (2 acciones), comprar (1 acción) o descansar (1 acción).

Para moverte, el juego incluye unos dados con pegatinas (se oyen camisas desgarrarse) para representar las opciones de movimiento que tenemos ese turno. Cada casilla es de un tipo de terreno, y tendremos que intentar encajar la tirada con los tipos de terreno. Quizás la mecánica menos temática de la caja, pero una interesante y que presenta una variabilidad del movimiento para no hacerlo algo anodino.

Comprar (en ciudades con mercado) o descansar (recuperar vida, diferentes cantidades dependiendo de dónde descanses) son esenciales para poder avanzar a lo largo de la partida. Los combates, sobre todo los primeros, son extenuantes, y hace falta un buen descanso para poder afrontar una nueva proeza. A su vez, el equipamiento no solo mejorará nuestras tiradas de combate, sino que nos abrirá un abanico más amplio de opciones para poder actuar en medio de la batalla.

Las misiones son lo que dan vidilla al juego. En el tablero encontramos unos tokens pequeños con tres símbolos: espadas (combates, mayormente), sobre (nos toca hacer de recaderos) o antorchas (aventurillas, encuentros, búsquedas…). Cuando accedes a una misión, coges una carta de la pila correspondiente y haces lo que se te pida. Pueden ser tan sencillas como entregar la carta en una ciudad específica, elegir en ese momento ayudar a un pueblo en apuros o pasar de ellos y recoger algo de entre los escombros de las casas, o puedes encontrarte en un combate.

Los combates son parte esencial del juego, y una de las razones por las que seguimos consiguiendo equipo hasta el final de la partida.

Un combate se realiza, de manera muy original, con tokens de cartón, en lugar de dados. Los tokens tienen dos caras, y representan las acciones que tu equipamiento y conocimientos te permiten realizar. Los distintos símbolos representan distintos efectos, como hacer daño al enemigo, activar habilidades especiales, darle la vuelta a un token (para poder controlar los designios del azar) o nada (que demuestra tu torpeza). Los enemigos cuentan con un set de contadores (que dependiendo de las habilidades del monstruo, se podrá jugar de una manera u otra), mientras que cada héroe cuenta con su propia “baraja”, que irá expandiendo con sus compras. Se lanzan simultáneamente los tokens, y se van escogiendo uno a uno, por turnos.

wp-1467845162431.jpg

El sistema para controlar el tiempo de la partida es muy normalito, moviéndonos por una línea temporal la cuál se finalizará dos veces hasta que, dependiendo del escenario, ocurran cosas o se vaya acabando el juego. Lo mejor son los momentos de evento temático del escenario, cuando se van contando las historias que os harán recordar la partida.

La última mecánica que el juego incluye (la última que vamos a mencionar) es la posibilidad de ir mejorando tu personaje con habilidades que vas consiguiendo en forma de cartas, y que además puedes gastar esas cartas para realizar acciones adicionales, ayudarte en combate o utilizarlas en ciertos momentos del juego.

Runebound es un “World of Warcraft” de tablero. Es esa sensación de ir andando por el mundo, y de repente encontrarte con un dragón, mirarlo a los ojos y decir… para mí que no tengo nivel para vencerlo, y salir corriendo a por bichos más débiles y hacer quests para ganar dinero, mejorar el equipo y volver a la zona a pegarnos de tortas.

Es un juego relativamente solitario. Apenas hay confrontación entre los dos jugadores, al menos en las aventuras publicadas en castellano hasta el momento, y a excepción de alguna carta que te dice que vayas a pegarte con otro jugador, normalmente cada uno estorba poco al otro.

Lo bueno es que siendo dos, los combates los controla siempre el otro jugador, lo que hace que no te aburras en el turno de tu compañero de mesa. Escuchar las aventuras y cosas que le van ocurriendo, imaginarte el mundo, las situaciones, los conflictos… eso es obligatorio para pasarlo muy bien en el juego.

ck8hsmexiaajrzw
En absoluto es lo mismo que te haga un embelesar la Encantadora que los martillazos atronadores de un orco. Embelesar es bastante más efectivo…

El manual es claro, sencillo, te enseña a jugar bien, y luego para las dudas, cuenta con otro manual mucho más extenso y detallado. Pero, si os decimos la verdad, este segundo manual lo hemos utilizado una o dos veces, poco más. Las reglas son bastante intuitivas.

Las cartas de evento te meten directamente en la historia. Entre eso y las cartas que incluyes de cada aventura en la baraja, hace que no se sientan igual luchar contra un nigromante que contra un dragón de 100 toneladas.

El combate con tokens mola. Mola mucho más que unos dados, porque te permite elegir y seleccionar lo que haces, cómo lo haces, el orden, seleccionar el combate… Es un sistema divertido, ágil y que te deja hacer cosas, no como una tirada de dados simple con modificadores. Además, el poder añadir más tokens (de las cosas que compras) para poder realizar más acciones, modificar mejor las tiradas y comprobar cómo funciona cada una… a nosotros nos ha conquistado. Tanto, que hemos hasta decidido hacer una bandeja de dados para tirar los tokens sobre blandito.

pic2966251_md
Es importante saber usas estas máquinas de matar correctamente.

¿Es todo fantástico? Bueno, no. En la caja base vienen dos aventuras, que si bien dan para bastantes partidas, vas a querer comprar más escenarios, y cartas, y muñecos… y para eso, hay que pasar por caja. Nosotros sabemos que al menos alguna otra aventura caerá (sobre todo si sale alguna cooperativa, o alguna de rollo raro). Las dos aventuras que vienen en la caja son distintas (en lo que respecta a lo que vas haciendo y lo que va pasando en la historia), pero eso, una vez las juegues tres veces cada una, empiezan a resentirse. Aún no hemos llegado a ese punto, pero a dos partidas por cada una (para ver todos los eventos de historia) ya saber todo lo que puede pasar hace que se rompa un poco la magia.

Pero, sinceramente, este juego merece la pena, pero solo si: no te molesta el azar (hay mucho, desde aventuras a poderes, a cosas que te salen perfectas, a combates que te salen fatal por culpa de los tokens), si disfrutas metiendo color y tema a un juego (si haces el ruidito de combates cuando atacas, este va por tu rollo), si estás dispuesto a estar sentado dos o tres horas (a dos jugadores en 2 horas estás fuera, a más no lo sabemos) dando vueltas por Terrinoth cumpliendo aventuras que luego puede que no te den todo lo que esperabas.

Por cierto, ¿sabéis qué mola mucho de Runebound? Que dos jugadores puede que sea su número ideal, ya que acorta el tiempo, los entreturnos, y te permite jugar todo el tiempo. Un juego que no es para dos, pero que funciona genial a dos… ¡BIEEEEN!

Opinión de Fayzah: Me ha gustado el juego, aunque la sensación de la partida puede depender mucho de la suerte que tengas con los objetos y misiones. Ver como el otro se equipa hasta los dientes mientras tú aún vas en taparrabos, puede ponerte de los nervios, si bien eso no quita que no te lo pases bien atacando a diestro y siniestro como una enana.

Opinión de Farko: Lo que he podido disfrutar con el juego. Me encanta la aventura, el poder reírme y elegir si ayudo o acabo con todos, el ir hasta los dientes para acabar en una épica batalla contra el gran dragón, o rajando el cuello de no muertos. Sí, ha habido partidas en las que nada te sale bien, y acabas escuálido y retrasado, pero oye, es parte del juego, y hay que disfrutarlo tal y como es.

Si quieres echar una mano al blog y te apetece convertirte en un auténtico aventurero del mundo de Terrinoth, puedes comprar el juego a través de este enlace: Runebound en Tablerum.

¡Hasta la próxima entrada!

3 thoughts on “Juego de hoy: Runebound 3ed.

  1. ¿Y se juega bien en solitario? Porque en teoría es a partir de 2 jugadores, pero no es el primer sitio que encuentro donde se habla de una variante individual…

    Es que por tema y estética, el juego me atrae muchísimo y me recuerda al MageKnight, que a un jugador tira estupendamente…

    Me gusta

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s