Roleando en clase: “Clink” on the chin

¡Hola, profesores roleros!

roleando-en-clase

Segunda semana con los alumnos de 12 y 14 años. Veremos como se siguen desenvolviendo en este mundo. Esta vez nos encontramos con malvados muy malos, y malvados muchísimo más malos.

La historia continua:

Viajando por el bosque, cerca ya de la ciudad, un Orco ataca a los niños. Es un orco grande, que porta un cuchillo corto para amedrentarlos. Tras un par de preguntas que los chicos consiguen superar mintiendo (lanzado carisma de manera majestuosa), consiguen engañarlo… excepto que la última mentira que dicen (nos dirigimos a la ciudad Central / ¿A qué? / A… por un barco… (en una ciudad sin acceso ninguno a mar). El Orco desconfía, pero los niños deciden atacar preventivamente. Una lucha feroz, aunque consiguen hacer que el Orco huya, diciendo que se vengará de ellos (dejando atrás su pequeña arma). Consiguen alcanzar el pueblo.

Nuestros valientes aventureros, tras descansar en la posada, deciden buscar por víveres y un trabajo que les permita continuar su viaje (todo cuesta dinero, así que cada vez tienen menos). En la taberna local deciden revisar las ofertas de trabajo para valientes aventureros con algo de vida que perder. Escogen entre los encargos (entre los que pueden decidir acabar con “The Mountain Dragon”, “The Black Knight” y “Orc Thief”. Aunque las ofertas de riquezas que ofrecen las dos primeras son tentadores, son avisados que son primerizos, y que mejor atacar a un enemigo conocido. Se acercan a la tienda a comprar algunas cosas necesarias para su aventura (básicamente van buscando armas, pero descubren que no tienen dinero para conseguir nada).

Buscan en su guarida al “Orc Thief”, que se encuentra en una cueva en medio del bosque. Tras acabar con un par de Goblins que se dedican a ordenar las parcas riquezas del ladrón. El ladrón se acerca a los niños amenazante, cuando “Santi” recuerda que tiene una pistola en su bolsa. La saca con urgencia y dispara con la única bala que les quedaba, derrotando instantáneamente al Orc, que venía amenazando con dos cuchillos largos (de los que se hicieron cargo los muchachos). La pistola ahora está inutilizada (no van a encontrar ese tipo de balas que necesita), pero siempre pueden venderla y, junto a la recompensa y lo hurtado del ladrón (son algo cleptómanos y rebuscones nuestros aventureros). En la tienda, aprenden a comerciar (I want to sell / I want to buy), y salen con una nueva “Iron Gun” con 10 “Bullets” para poder esforzarse. No importa cuántas armas clásicas les ofreciera, se han decidido por una pistola, viendo lo práctica que había resultado.

Al salir de la tienda, descubren que el pueblo está totalmente desierto. Las puertas de la posada y tiendas se encuentran cerradas. El dueño de la tienda donde estaban los echa y cierra el pestillo al darse cuenta de lo que pasa. El suelo tiembla ligeramente y se oyen pesados pasos metálicos. Mirando de reojo a la calle principal ven de lejos una enorme figura negra armada. El pueblo parece temerle, así que lo niños, con su nueva arma y llenos de valentía, deciden enfrentarse. La recompensa que ofrecen por el caballero no es poca cosa.

Salen a la calle principal con el arma cargada, con toda la precisión que tiene “Richard” lanza un brutal disparo… que choca ridículamente contra la armadura reforzada del caballero oscuro. Tras un “clink” en la barbilla del coloso metálico, los niños se dan cuenta que esta pelea está perdida. Ponen pies el polvorosa, abriendo una trampa preparada para el caballero negro. Consiguen escapar (menos mal que el caballero no es demasiado veloz). Los niños se escoden en un barril, hasta que oyen de nuevo voces de los pueblerinos. Les cuentan que el asesino del rey acaba de marcharse, y que busca ahora a la reina. Los niños le preguntan que como pueden ayudar. Les piden que vayan a encontrar a “The Old Librarian”, que solo su sabiduría permitirá salvar a la reina.

En el pueblo, con los bolsillos llenos y con ganas de seguir su aventura, se dirigen a ver al “Old Librarian” que le permitirá mejorar su dicción para hablar con la reina (que si no, la reina rechazará su ofrecimiento de convertirse en caballeros a cambio de ayuda para volver a casa). Dejamos a nuestros valientes en el bosque de camino a la oculta y perdida casa del mago.

La parte del aprendizaje:

Interactuar con elementos del ambiente como carteles y listas, les ayuda a interesarse por vocabulario (ladrón, caballero, distintos tipos de armas medievales, todas partes de su vocabulario de la primera unidad). Luego, aprender cómo se pide para comprar (aunque en este caso son armas y armaduras), les ayuda a utilizar en un entorno “real” cómo pedir para comprar, como vender, como ofrecer…

Además de esto, damos un poquito del libro cada día, pero se les ofrecen PX dentro del juego si completan correctamente ejercicios, lo cual está incentivando mucho el trabajo de los alumnos (cosa que yo creía que no iba a hacer, pero había que probar). Ha sido un puntazo, nunca mejor dicho.

La parte del profe-rolero:

Montar estas clases es fantástico. Estoy creando un arco argumental que los niños van descubriendo poco a poco, con información de la gente del pueblo, lo que van viendo que pasa, conociendo sus personajes.

Los alumnos van aprendiéndose las reglas (aunque a veces me toca improvisar con algún elemento que se sacan de la gorra), y van aprendiendo que lo que hacen tiene consecuencias. Pueden hacer lo que quieran, pero les he tenido que dejar claro que ese “lo que quieran” es “lo que puedan dependiendo de su personaje”. No pueden construir cosas sin los elementos, sin los conocimientos, o sin el dinero. Necesitan dinero y comida para avanzar, y los anima a buscar (aunque ya hay un “pícaro” pensando en aliviar el peso de sus vecinos, aligerando sus acaudalados bolsillos).

Cuando se emperraron en comprar armas de fuego en lugar de otro elemento (gastando todo lo ganado, sin quedarse con dinero para comprar más comida ni viandas), y luego disparar al caballero oscuro viendo como rebotaba una de sus 10 balas limitadas, es genial comprobar que hay que aprender qué es fundamental, a medir al enemigo, a pensar antes de disparar. Veremos cómo evoluciona.

Mi idea es encontrar con el mago libros de conversación con frases que podrán usar con la gente, y empezar con los hechizos (que un lector del blog ofreció la idea, GRACIAS) y que aprendan que hay magia, cómo usarla (cast a spell) y que no solo la fuerza física ayuda a ganar un combate.

Una cosa que me pareció curiosa es que, como tendero, les ofrecí, entre cosas como un martillo o un cuchillo corto, unas bombas de luz, que al chocar contra el suelo provocan un flash que ciega a los enemigos. La idea era ver si les interesaba una ruta más pacífica, para acabar con el ladrón de otra manera. Pasaron totalmente de la bomba, y ahora mismo piensan siempre en atacar cara a cara. Habrá que darles alguna misión de robar algo a oscuras, sin armas, o con pocas armas, o contra enemigos de un nivel muchísimo mayor. Quizá preparar una emboscada o algo parecido.

Esto es todo por esta semana, veremos cómo se portan la semana que viene.

¡Hasta la próxima entrada!

6 thoughts on “Roleando en clase: “Clink” on the chin

  1. Claramente hay que vencer al malo de la armadura con astucia, ¿como harías que se quitara la armadura para que sea vulnerable? ¿atraerlo hacia una tormenta de rayos? luchar rodeándolo de hogueras para que sude la gota gorda, axfisiarle con humo o derribarlo en el suelo (esa armadura pesa lo suyo)

    Mola como van evolucionando y practicando, no hay nada mejor que el fracaso para ir aprendiendo y que las pistolas no siempre solucionan todo (¡demonios pólvora mojada!)

    Me gusta

  2. A lo mejor el mago puede ser un elfo, (así aprenden más vocabulario sobre diferentes razas o tienes más motivos para vender un martillo de enano, un arco de elfo, sangre de troll, etc…)
    Otra cosa que podrías incluir poco a poco son monturas para que vayan más rapido tipo manuscrito de teletransportacion limitada. (solo un uso), caballos (los cuales TAMBIEN necesitan comer, beber y proteccion para las batallas…). No se, incluso el poder llevar mascotas que ayuden (un raton que pueda meterse por huecos pequeños, un perro que rastree y muerda al enemigo, un gato sobrenatural que lance rayos por los ojos xDDDD no, eso ya se cuela.) (mascotas tambien tienen un coste aunque menor de agua y comida).

    Me gusta

    1. Pues me encantan las ideas. Ahora mismo se mueven andando o pagando servicios de carromato que los aceptan (aunque los ladrones tienen una tendencia cansina a atacarlos). Lo de mascotas puede ser genial. Repasamos nombres de animales, acciones relacionadas, y el hecho de que ganen una habilidad nueva (a cambio de comida, agua y tener que cuidarlas) puede ser genial. Quizá una para ambos, al igual que el caballo. Me encantan, de verdad, y en cuanto lleguen a un pueblo nuevo les meteré una pajarería, a ver si se animan😀

      Me gusta

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s