Convenciones que nos convencen: Termina el año jugando (Córdoba)

¡Hola, parejitas jugonas!

Ayer, ya entrada la navidad conceptual y con una temperatura magnífica, tuvimos la oportunidad de acercarnos a la capital cordobesa para echar unas partidas con los amigos de la localidad, la asociación “Jugamos Todos” (los que montan el “Festival Internacional de Juegos de Mesa de Córdoba). En el evento pudimos probar bastantes novedades de las que, aunque no vamos a montar una reseña tras una sola partida, sí que queremos comentaros nuestras impresiones. Eso sí, los jugamos a cuatro jugadores, así que muchos de estos no son para dos jugadores, pero para las fiestas siempre es interesante ver juegos para sacar con amigos y familia.

teaj20201620-2001

Hogar Dulce hogar

wp-1481470064042.jpg

Dos partidas pudimos echar, una con cada una de las parejas que se sentó con nosotros, a este divertido filler de caja grande. La verdad es que la temática, amueblar tu casita de ensueño, así como la estética, dulce, amable, cálida… vamos, “cuqui”, nos encandilaron de entrada. Reglas sencillas y mecánicas aún más, coge un par de cartas, una va en tu casa, la otra es o un tejado o una carta especial. Una vez acabada la casa, cuentas los bonificadores y puntos extra de mobiliario, de tener un tejado bonito, de tener cristaleras… y se acaba.

Es un juego que podrían ser sólo las cartas, pero que entonces no sería tan bonito ni por asomo, y esa preciosidad es lo que te atrae a jugarlo. Es bonito, pero tras las dos partidas que jugamos, la verdad es que no tenemos muchas más ganas de jugar. Si lo compráis, no es un juego que se pueda jugar “ad-infinitum” sin notarse que las partidas son bastante similares. Pero es muy cuqui. Probar antes de comprar.

Para dos jugadores no parece presentar mayor dificultad, quizá más posibilidades de coger lo que de verdad te hace falta, pero vamos, que no es un juego que no se pueda jugar perfectamente a dos jugadores.

Hit Z Road

wp-1481470050785.jpg

El juego de zombies de Martin Wallace, uno de esos encargos que le piden, que él hace con tanto esfuerzo. Un juego que entra por los ojos, todo es precioso, hecho como de restos de otros juegos que el “pequeño Martin” ha ido recogiendo para hacer su propio juego para echar el rato durante el apocalipsis.

Una vez pasado el “oooh, qué bonito”, tenemos un juego algo sencillote, que a mí (Farko) me gustó, pero que Fayzah vio un poco pérdida de tiempo. El juego tiene dos partes, una en la que subastamos las rutas por las que vamos a viajar (que vienen con zombies y otros riesgos), y luego el lanzar dados o sufrir las consecuencias de la ruta que escojas. Lo interesante del juego es que subastas con lo mismo que después te ayuda a resolver los problemas (energía, balas y gasolina). Lo aburrido es que todas las rondas son iguales, y que cada vez hay menos empujones porque todo es malo, malísimo y al final te da igual lanzarte contra seis que contra doce zombies, si los dados deciden más que tú.

Si te metes un poco, está bien, y es otro juego que luce magníficamente, pero que luego… bueno, no es para quedarte a echar otra después, al menos nosotros no.

Dolores

wp-1481470058465.jpg

Trúhanes que se dedican a poner luces falsas en los acantilados para atraer barcos y aligerarlos de su carga. Luego claro, entra el problema de repartirse esos “tesoros”. Un juego que no va a dos jugadores (por el sistema de juego), pero que con cuatro funciona bien… un rato. Vamos, es un filler de repartir los objetos que van saliendo de la baraja para conseguir puntuar al final tu grupo más grande de un mismo tipo, y tu grupo más pequeño de un mismo tipo. Lo divertido del juego es que para repartir jugamos a un piedra-papel-tijeras (o paz-guerra-guay), en el cual (rollo dilema del prisionero), si los dos decimos “paz”, ambos recibimos nuestra justa parte, si uno dice paz y otro guerra, la guerra lo lleva todo, si ambos es guerra, nadie se lleva nada. Luego metes el guay, que sirve para llevarte siempre algo, pero si ambos decís sacáis con la mano “guay”, nadie se lleva nada, y encima perdéis cartas, por buenrrollistas.

Ains… está bien el juego, lo mismo, una partida y qué bien queda en la estantería de otro. Es un buen juego, bien hecho, pero no es un “cómpralo ya”.

Checkpoint Charlie

wp-1481470053831.jpg

Un juego de deducción para jovencitos, qué sirve con adultos, más con adultos pringados. Somos detectives perrunos (muy chulas las ilustraciones) que tenemos que estar atentos para descubrir al gato jefe de los espías en la guerra fría. Lo malo es que no has enviado un quinto de la información, así que tenemos que ver con qué cartas se quedan como posibles sospechosos los compañeros, para saber qué información tienen ellos, e intentan localizar al jefe (el que tenga las cinco características) y sus aliados (cuatro características).

Un juego de deducción en tiempo real, en el que las conversaciones se paran y todo el mundo se calla para pensar, pero luego eres Farko y lo de pensar se te da mal y acusas a quien no es. Si capturas a los correctos, ganas puntos aleatorios (meh), y si fallas te penalizan aleatoriamente también (meh, pero un poco menos).

Lo de acusar en tiempo real mola mucho, aunque a las pocas cartas ya es fácil dilucidar (como adulto, como niño no tanto, imaginamos) lo que tiene cada uno, lo cuál no significa que luego seas capaz de localizarlo bien en la mesa, o que esté.

Muy divertido, nos lo pasamos bastante bien, sencillito, y luego tiene alguna variante que no llegamos a probar. Ah, pero no es para dos jugadores, mínimo tres.

Final Touch

pic3077706_md

Un juego para dos jugadores enmascarado para llegar hasta cuatro. Básicamente sois pintores que están conjuntamente haciendo un cuadro, pero solo el que le dé el último brochazo se lleva el mérito (como si fuera el último brochazo la firma definitiva), así que hay que intentar completarlo entre ambos, pero asegurándote de que tú vas a dar la última pincelada. Si no puedes o quieres pintarlo bien, puedes dedicarte a pintarrajear, pero a los tres brochazos mal dados, le tienes que pagar el lienzo al otro jugador, otorgándole una obra mediocre por la mitad del valor, así que nada de fastidiar, que fastidiar se paga.

Nos lo pasamos muy bien, pero no lo compraríamos para jugar nosotros dos, aunque seguro que hay gente que se lo pasa genial jugando a dos. Con cuatro es por equipos, y está gracioso intentar adivinar lo que tiene tu compañero, o enviarle gestos o sutiles sugerencias para que te lo deje para poder completarlo, pero siempre temiendo que se te cuele el otro equipo antes. Muy divertidas las ilustraciones de cuadros clásicos reimaginados.

 

Imagine

wp-1481470049615.jpg

Hablando de re-imaginados (hilador experto), hablamos de un clásico reimaginado que se llama Imagine. Este juego es un Pictionary donde no dibujas…

-Pero ya hay un pictionary donde no dibujas, que tiene dibujos básicos…

-No, pero en este las cartas son transparentes y tienes como casi mil términos de todo tipo para adivinar.

-Pero es un Pictionary…

-SI, es un Pictionary… mira, le hacemos la reseña y ya lo explicamos mejor. Básicamente, es un juegazo muy divertido, si te gusta el Pictionary pero se te da como el culo dibujar, y quieres reírte hasta quedarte sin fuelle. Como Concept, pero menos enigmático, como Pictionary pero menos aburrido. Las reglas para puntuar son ideales (gana un punto el que adivina y el adivinado, y ya), y se puede jugar desde tres jugadores. Estas navidades vamos a derretir las tarjetas. En la mesa nos estuvimos riendo non-stop.

Cuco Kiko

wp-1481470045328.jpg

Terminamos la noche jugando una de estas maravillas de Haba con autoría española, un juego de colocar huevos sin que se caigan entre los palitos, del que tenemos que hacer la reseña ya, porque es precioso y muy divertido. Básicamente, coge de uno a tres palitos, y coloca un huevo. Si se queda, pasa el turno, si se cuela o haces que algo se caiga, coges huevos de los otros; así hasta que se acaban los huevos, se coloca a la kuko Cuqui (el nombre es lo más) y haces una foto, porque es fotogénico el puñetero.

La parejita que estaba jugando con nosotros (Tang de Naranja y Tang… Tropical… sí, eso…) parecieron divertirse mucho, y teniendo niños para jugar, aún mejor.

Acabamos la noche con una sonrisa de oreja a oreja. Gracias a David, Silvia, Daniel y Valle por acompañarnos y hacernos pasar una tarde ideal, aunque el tema de aparcar en Córdoba por poco nos hace matar a algunos cientos de personas… más de cuarenta minutos, madre mía.

Por cierto, pregunta, ¿os apetece una entrada con juegos de este año para sacar estar navidades?

¡Hasta la próxima entrada!

5 thoughts on “Convenciones que nos convencen: Termina el año jugando (Córdoba)

    1. Hola, una entrada con juegos de este año para sacar estas navidades sería fabuloso. Y muchas gracias por el trabajo que os tomáis para ayudarnos a elegir nuestros juegos. Un saludo

      Me gusta

  1. Muy buenas. Lo primero felicitaros por el trabajo que hacéis con el blog, soy un asiduo lector desde hace unos años, y como vuestros gustos y los míos coinciden bastante, vuestras reseñas me sirven enormemente a la hora de elegir un nuevo juego para mi ludoteca.

    Os escribo porque me ha llamado la atención el juego “Imagine”, pero no he sido capaz de encontrarlo localizado al español, ¿vosotros jugastéis en inglés? En caso contrario, ¿sabéis de algún sitio donde lo vendan? Por lo que he visto las tarjetas tienen palabras básicas en general, pero siempre me es difícil convencer a la gente de probar juegos nuevos, y si encima añado cierta “barrera lingüística” pues más todavía.

    Muchas gracias por adelantado, y por el blog. ¡Seguid así!

    Me gusta

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s