Roleando en clase: conclusiones

Tras un año (escolar) de enfrentarnos a orcos y goblins, a animagos y demonios, me dispongo a compartir con todos esos profes roleros y jugones las conclusiones del “experimento”.

roleando-en-clase

Entré este año con un grupo, como os contaba, pequeño, poco animado y con muy poco entusiasmo. Se me pedía ludificar el aula en mi academia (enseñanza de idiomas, inglés, para ser concretos), pero con solo dos alumnos se me hacía muy complicado. Cuando decidí meterme con esto del rol, aún buscando información y demás, fue un poco aventura, porque yo no soy un rolero empedernido ni he tenido años de experiencia.

La clase ha ido aumentando con los meses, y de dos hemos pasado a cinco alumnos. Con cinco alumnos la verdad es que es mucho más divertido, aunque solo sea por la interacción, aunque claro, conlleva nuevos problemas que intenté solventar poco a poco.

Vamos a comentar primero las cosas que han salido un poco rana:

  • El sistema de juego: bufff… ha sido un poco improvisado, en un principio haciendo unas tiradas por resultados (sumatoria), pero luego cambiándolo a aciertos (dados con un 4 o más) al ver que esto se me iba de las manos. O los jugadores eran demasiado rápidos incrementando, o yo no he sabido controlarlo bien, o poner retos a su medida. Al final, o me pasaba o me quedaba corto, y se aburrían o se acababa volando. Cuando lo he conseguido cuajar ha sido más bien al final. Los niños no sé si se habrán dado mucha cuenta, pero yo sí.
  • La programación de la clase: mira que preparaba cosas, pero no calculo a la velocidad mágica a la que pueden avanzar los niños, resolver los acertijos preparados en segundos, para lo que tienes preparado minutos, poco material de lectura adicional (libros de magia, carteles… falta de tiempo).
  • El mapa y el objetivo final al principio genial, pero al final pasaban de él, sabían que llegaban casi siempre, porque había que continuar, así que dejaba de causarles miedo. También he creado un mundo poco cohesionado, o demasiado, así que los mundos no estaban muy fijos.
  • El aprendizaje: aunque han mejorado en vocabulario y expresión, la gramática ha sido nuestro talón de Aquiles. Durante la clase didáctica realizaban correctamente los ejercicios, pero a la hora de ponerlo en práctica (escribir una carta para un rey, falsificar una identificación, enviar un mensaje) los fallos cometidos han sido constantes. En la evaluación final, la parte de gramática ha salido más perjudicada.
  • Organización: tirar iniciativa funciona… a veces. Son solo cinco, lo sé, pero al ser una actividad tan abierta y libre, a veces todos hablan a la vez, todos quieren hacer todo a la vez.
  • Hablar en inglés: lo justo y necesario, vagueaban y a veces costaba que se esforzaran y no dejaran siempre a los mismos hablar.

Cosas que sí han salido bien:

  • Motivación a tope. Alumnos que habían acabado odiando venir a academias, venir todos los días, incluso saltándose partidos de futbol o comienzos de cumpleaños. Si un día dejábamos de jugar, me pedían insistentemente jugar el día siguiente.
  • Aprendizaje de vocabulario sin dificultad, gracias a la repetición en clase, a los objetivos y a, bueno, al juego.
  • Han aprendido a rolear, aunque es algo intrínseco en ellos. Han aprendido a describir los movimientos y acciones, a interactuar y a cooperar (a veces…).
  • Las adquisiciones de nivel y dinero en los ejercicios en clase han salido de lujo. Que hagan los ejercicios con más ánimo con tal de ganar unos cuantos puntos de experiencia o monedas de juego ha sido magnífico.
  • Han mejorado mucho el oído y la fonética, aprendiendo antes a pronunciar las palabras (y sacarlas del entorno) que a escribirlas. Incluso en una de las partidas escribíamos en “inglés” fonético, y lo clavaron.
  • Más espontáneos e interactivos con la clase. Al final, han sido un grupo, y no les costaba hablar en clase, interactuar y comentar sus ideas. Los que al principio entraron más vergonzosos, han acabado integrándose perfectamente.

Parece que haya muy poco positivo, pero la verdad es que la experiencia ha sido positiva (en cuanto a diversión) para todos. Es verdad que soy muy negativo, por ello quiero marcar algunas pautas para mejorar los fallos que he encontrado de enseñar inglés roleando:

  • Cambio de sistema. Ficha simplificada, con menos habilidades y menos huecos entre los que perderse. Ya se me ocurrirá algo, pero esta vez no va a haber tantísimos dados rodando por el suelo. Quizá un dado D4-D6-D8-D10-D12 según la habilidad que tengan (para pescar, cazar, atacar, explorar…). ¿Se os ocurren ideas? Los 80 dados de este año espero evitarlos.
  • Mejorar la programación de la clase, con un sistema más ajustado (que siempre haya “una lectura”, “una conversación”, “una interacción”…) y no dejar tanto al azar de su imaginación, aunque dejando sitio para que exploren.
  • Cambio de localización: la historia llegó un momento en el que pasó a segundo plano, así que el año que viene he pensado en meterlos en una isla (o conjunto de islas), pequeñas, transitables, fáciles de ambientas y mapear, con muchos misterios que resolver.
  • Más práctica de gramática dentro del juego. Más partes de escribir mensajes en botellas (para conseguir escapar).
  • Tarjeta de iniciativa de acuerdo al comportamiento.
  • Más hablar en inglés. Más personajes constantemente hablando en inglés.
  • Crear un libro del viaje, un diario recopilatorio de lo que hemos aprendido cada mes (tema, campaña, tengo que perfilarlo). El libro será de toda la clase, y escribiremos además los monstruos o eventos encontrados, así como las cosas que debemos evitar.

Por encima de todo, me voy contento, no todo lo contento que podría estar, pero contento. Espero poder el año que viene realizar la actividad mejor de lo que lo he hecho este año, puliendo errores y fallos, mejorando el material y consiguiendo que aprendan a escribir un poquito más.

Si alguien quiere saber más, siempre puede hablarme. No podré darle grandes consejos, pero sí cosas que no hacer.

¡Hasta la próxima entrada!

5 thoughts on “Roleando en clase: conclusiones

  1. Hola Farko! Me parece muy buena esta iniciativa y siendo la primera vez que la pones en práctica me parece que ha salido bastante bien, por todo lo que comentas. Por lo demás, te comentaré algunas cosas e ideas.

    La idea de la Isla es buena idea para tenerlos mejor controlados. Si quieres puedes introducir PNJs importantes sordos, con los cuales no tengan más remedio que interactuar escribiendo. Puede parecer forzado, pero puedes meter como escusa un evento, como una explosión importante, cuyas secuelas fue dejar sordos a muchos de los testigos que sobrevivieron.

    El apunte que haces respecto a la gramática es muy definitorio de lo que es la enseñanza del inglés aquí. Lo que le ha pasado a tus alumnos es normal pero, con la práctica, lo irán enderezando. Lo genial de usar el rol como recurso es que les permites hacer una “inmersión” lingüística y así aprenden a aplicar lo que saben improvisando. Al final se irán adaptando y estructurarán mejor sus discursos.

    ¡Enhorabuena y ánimo por la iniciativa!

    Me gusta

  2. Si quieres un sistema sencillo que reduzca la cantidad de dados, fichas más sencillas etc. busca por internet el sistema “Rápido y Fácil”. Son pautas muy sencillas y permite centrarse más en el juego en sí y menos en el sistema

    Me gusta

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s