Ludicañas V

¡Hola, parejitas jugonas!

Como cada año desde hace ya cinco añazos, en verano (a veces antes, a veces después) buscamos un fin de semana una casa con mesa y sillas para poder jugar a todo lo que hemos ido recopilando a lo largo del año, siempre que el sueño y el hambre lo permita.

Intentamos cada año batir nuestro record, y si este año no lo hemos hecho, no habrá sido por novedades y juegazos de estos años que hemos ido jugando. Escribimos aquí nuestras impresiones de los juegos jugados (abrochad cinturones, que esto va para largo).

Poc

Novedad de Tranjis Games para este verano, un juego que con unos posavasos de cartón y una caja del mismo material te da partidas llenas de risa de 10 minutitos cada una. El objetivo es meter los posavasos en la caja y robarle los posavasos a los compañeros de la mesa. Es una chorrada como un camión, pero es del tipo de juegos que sabes que no se

El mortal

Un juego que ha reeditado Átomo Games de un autor al cual tenemos un gran cariño. El juego si no lo conocéis, es un juego de cartas de tocarse la carita, de calcular bien el mazo e intentar quedarte el último y sin muertes delante de ti. Sin duda, es una pechá de risas, sobretodo si se mete la gente en el juego. Juego de cartas también bastante piscinero.

Carpe Diem

Empezamos con los eurazos. Juego de Feld sacado por Alea (por lo que bonito, bonito, no va a ser) donde somos romanos que hacemos cosas, en este caso villas. Construir nuestro territorio (poner losetitas) e ir consiguiendo objetivos de partida ronda a ronda, así como jugosos puntos finales, con una mecánica de coger losetas hecha con unas flechitas la mar de majas y sencillo, fácil de comprender y divertido.

Arquitectos del reino del oeste 

La primera partida que jugamos en las Yeti (otra jornada de casa de campo) nos duró tres horas, y nos pareció un tostón. ¿Esta partida? 35 minutos, explicación incluída. Y ahora sí, así si se entiende el amor que hay por este juego. Un juego ágil, con poco entreturno, donde los jugadores se pelean por conseguir gestionar de la mejor manera posible sus objetivos (catedrales o edificios), así como fastidiarse un poco robándose acciones para poder conseguir más dinero. Muy buen juego en una caja mediana.

Cottage Garden

Se nos ocurrió jugarnos la trilogía de las losetas de Uwe Rossenberg del tirón y de manera cronológica, a altas horas de la noche (sale mal). Esto unido a que las reglas había que resfrescarlas, dio lugar a lo que dio lugar.

Cottage Garden ya lo habíamos jugado antes, incluso tenéis reseña en el blog. Un juego divertido y sencillo, de intentar llevar tus macetas y cuencos de agua hacia arriba completando puzzles fáciles que quizá el único problema que plantéan es que siempre ha huequecillos que rellenar con otras cosas, porque nunca lo haces del todo bien. Eso y que ocupa un mundo en mesa.

IMG-20190723-WA0036

Indian Summer

Empezamos a rizar el rizo, con una mecánica mucho más elaborada, con fichas que tienen poderes especiales y que te permiten hacer cosas mágicas para poder rellenar tu tablero lo antes posible, con una barbaridad de fichas de colores que al final, bueno, no sé, este fue quizá el que peor sabor de boca nos dejó. Quizá, de verdad, fueran las horas, y prometemos darle un tiento más a fondo, porque madre mía, qué despropósito de partida.

Spring Meadow

Y ya por acabar, pero con más sueño que otra cosa, el tercero, que tras jugar a los otros dos de seguidos, miras a la caja y sueltas el: Maldito Uwe… ¡PERO SI HAS MEZCLADO LOS DOS ANTERIORES! Básicamente ha cogido lo que más le ha ido gustando de cada uno, y  te lo ha hecho más ligero, más rápido, ha aprendido y va mejorando. De Spring Meadow siempre nos quejaremos de que dura muy poco, y que puede durar aún menos como se ponga la cosa mala. El efecto bola de nieve está ahí, y poco puedes hacer para detenerlo. El que va mejor, como coja adelanto, es difícil pillarlo.

IMG-20190723-WA0052

NMBR9

Uno más antes de quedarnos solo tres jugadores. Este juego también de losetas (muchas losetas hubo el viernes) siempre me ha parecido una genialidad. El cómo colocas cada loseta de manera que te deje espacio para las siguientes para poder multiplicar su valor, y lo difícil que es hacerlo bien. Recomendadísimo.

IMG-20190723-WA0010

Nefarious

Un juego de Vaccarino que el pobre desde Dominion no ha sabido superarse. Aquí tenemos un mini-euro, jueguecito de gestión sencillo y dinámico, donde los jugadores realizan una acción por turno intentando combar para conseguir dinero rápido para construir antes que nadie sus máquinas mortales. Y viene con meeples Gru (o meeples Chiquito de la Calzada, como lo quieras ver).

Osopark

El último juego de la noche, otro más de losetas, y sinceramente se nos hizo el mejor (la hora, la hora). Muy directo, muy breve, sencillo, interacción la justa (quitarse losetas para los objetivos comunes y poco más), que se explica casi solo, y que nos dio 20 minutitos super divertidos. Montar un parquecito es sencillo, y la forma de las fichas permite colocarlas bastante bien (eso y no estar limitado a las fichas que llegan).

IMG-20190723-WA0057

Tudor

Empezamos la segunda mañana con un euro de edición española por GDM con un montón de anillos dentro. En el juego somos gente noble que intenta ascender en los cargos de importancia para ganar puntos (dependiendo de la carta de puntuación).

Sin duda, excepto que la mano de Fayzah tenía un fallo y no paraba de caerse, el juego funciona muy bien, y la fase de selección de acciones y el orden en el que las realizas permite dar alguna que otra puñalada, asi como ir montando tu chiringuito. Nos lo pasamos muy bien y nos gustó más de lo que pensábamos en un principio.

Coimbra

Un juego de coleccionar cartas de señores con un tema que cuesta encajarlo en las mecánicas (¡es que no se puede rolear!), donde iremos consiguiendo cartas con una mecánica de pujas y de selección de dados bastante puñetera, ya que un dado no solo nos obligará a pagar un precio, sino que nos dará un puesto en la puja además de su color que nos activará una acción. Duro de coger por banda, pero sin duda interesante, y no se nos hizo para nada largo.

En el año del dragón

Euros clásicos, j’tadore! Uno de estos juegos que llevábamos años escuchando que funcionan genial a dos, y estamos seguros de que es así porque es un magnífico juego. Dividido en doce simples rondas (doce meses) donde ocurren doce eventos a los que tenemos que prepararnos antes de que lleguen, pero claro, todos los demás estamos igual, y dar cobijo a todos los que necesitamos a lo largo del año no es fácil. No muchísimas elecciones, pero todas ellas duras y con grandes repercusiones. Un pepino de juego.

IMG-20190723-WA0041.jpg

Tsukiji

Un juego de subasta de pescado, donde al final de la partida los pescados más cotizados valdrán más, pero tú podrás hacer que cambie la cotización a lo largo de la partida, colocando tus precios (más o menos) de venta. Un juego sencillo y que a mi no me dijo nada, aunque Fayzah estaba super encantada con los meeples de los pescaditos y sí le gustó bastante más.

Cuzco

Ganas de jugar teníamos, de por fin probar juntos este Cuzco y completar la trilogía de la máscara (ahora ya no tiene sentido ese nombre, ¿podemos llamarla la trilogía de los templos?) y aunque la mecánica principal de ir colocando terrenos y cerrando zonas mola, la puntuación final nos dejó un poco a contrapie. Requiere de más partidas, hay cosas chulas, pero no tan guay, y no gana a los otros dos, por ahora.

Dynasties: Heirate and Herrsche

Un euro de casar meeples entre ellos para conseguir set-collection de tronos, mayorías y cosas así. Mola el tema y la mecánica de usar cartas tipo Brass está guay, pero no nos ha dejado gran impacto en la retina.

Tokyo Highway

Por fin una partida que llegó hasta el final. Un final épico y complicado. Un juego de habilidad muy delicado, con unas pinzas incluidas para poder poner esos minúsculos cochecitos. Para mi, la única pega es que es extremadamente delicado, y que el más mínimo toque puede romper el equilibrio y dar por finalizada la partida (si, pone que lo vuelvas a montar, pero hay veces que volverlo a montar resulta imposible).

Strike

Juego de pegar dados unos contra otros. Mola mucho. Ahora se llama Impact la nueva versión. También mola. Cómpralo si lo vas a sacar con tres o cuatro personas. A dos no es tan gracioso.

Nations de Dados

La versión de dados de Nations, un juego que no hemos probado. Con unos cuantos dados, vas gastándolos para comprar nuevas fichas, mejorar los dados, puntuar al final de la ronda o ganar puntos por objetivos. No es difícil jugar, pudimos hasta probar la expansión que trae dados que hacen huelga. Divertido, pero feísimo de ver (no los dados, los dados están bien)

IMG-20190723-WA0040.jpg

Orbital

Un juego de colocación de losetas triangulares en el cual intentamos conseguir un montón de puntos, tanto por la colocación de losetas que nos puntúan, así como consiguiendo los objetivos de la partida (se escogen dos al azar en cada partida). Aunque la mecánica está bien, el diseño gráfico se nos hace algo feo, y la partida a cuatro jugadores se nos hizo larga, ya que llegaba un momento en el que se volvía repetitivo. Quizá por usar el mapa básico, que deja mucha libertad, o que a cuatro no es su mejor número.

Finca

Un clásico juego euro sencillote, donde damos vueltas a una rueda consiguiendo frutillas y verdurillas para cumplir unos objetivos en el mapa, intentando hacer los menos viajes posibles y aprovechando cada uno lo mejor que se pueda. Está guay, aunque se me da fatal esa organización. Pero es un juego bonito y muy bien hecho.

Herbaceous

Un juego de push your luck, de apretar las tuercas a los demás jugadores y ver cuando alguien cede a la presión y se queda tus cartas. Duele mucho cuando te quitan una pila de cartas perfecta del centro de la mesa. Es bastante divertido y tenso.

IMG-20190723-WA0032.jpg

Fuji flush

Cada vez lo jugamos con más gente diferente, y de parecernos un juego mediocre, ha ido creciendo su amor en nosotros, y cada vez nos divierte más. Obviamente no es un juego para dos jugadores, pero un juego que funciona de 4 a 8 jugadores, ya es un muy buen juego. Sin duda una “no sorpresa” que nos sorprende que cada vez nos vaya gustando más.

Ramen

Mola mucho jugar un juego con sus creadores. Mola muchísimo más ganarles. El juego que nos encanta para dos jugadores y para cuatro. Todo medido, cada carta que usas y coges es un mini-reto de logística y oportunidad. Un juego muy chulo. Estas llamas cada vez van a mejor (y lo que nos espera).

Fool

Qué tontería de juego de cartas y la risa que nos dio. Un juego de bazas en el que intentas quitarte las cartas de la mano. Cada vez que pierdes una baza (aquí no ganas, solo pierdes) eres el “TONTO” y te quedas una ronda sin jugar. No molesta porque las rondas son casi instantáneas, pero te ríes mucho cuando aguantas sin ser tonto un rato, y cuando no paras de ver a alguien hacer el tonto jugando. Al final, pierdes puntos dependiendo de las cartas que te hayas quedado. Sorpresita genial para juego piscinero.

CuBirds

Hemos podido jugar mucho a este jueguecito de pajaritos de cartas, y lo bueno que es y lo que enganchan estos pajaritos, dando vueltas por la mesa, intentando que no se te metan de por medio. Sin duda, recomendadísimo.

Zero

Hemos hablado ad infinitum de este juego. Lo adoramos. De lo mejor de cartas de Knizia. Es una maravilla. Compradlo si jugáis con más gente (no es para dos).

Legacy. The testament of Duke de Crecy

El tema parecía molar mucho más de lo que al final da este juego. Jugar durante tres generaciones, uniendo a tu familia con gente influyente, llevando tu nombre a un objetivo, hablando de los antiguos familiares y de cómo estos hicieron grande a tu casa, un euro de ejecutar acciones, combar bien y un poquito de suerte… pero no. La suerte influye, las acciones limitantes lo son demasiado, no dejarte evolucionar ni crecer, te corta las alas por todos lados. Más frustración que gozo. Bonito, pero para nada recomendable.

San Marco

Otro euro clásico, clásico… por no decir viejo. ¡Pero y lo que mola! Un juego de mayorías sencillas con una mecánica novedosa hasta para el día de hoy (obviamente no es novedosa, pero te deja ese regusto). El que otro jugador reparta y seas tú el que elije da para mucho juego y comedura de oreja, y luego esas mayorías que tienes que cuidar muy mucho para evitar que te las roben, los toquecitos de dolor. Quizá influye mucho los últimos turnos, que pueden decantar la victoria fácilmente para uno u otro lado si los jugadores no se andan con ojo de a quien regalan las mayorías, pero sinceramente, es un juego muy divertido.

IMG-20190723-WA0072.jpg

Kitchen Rush

¡Qué estrés! Lo jugamos en modo normal y no había manera de sacar dinero para pagar a todos. Nos faltaban fogones, manos, relojes, camareros, comida… de todo. Sinceramente lo pasamos bien, pero por poco acabamos enfadados los unos con los otros. Nos sigue encantado, eso sí.

For sale

Divertido juego de subastas, donde primero intentas comprar las cartas de viviendas que luego usarás en una segunda subasta para llevarte los contratos más jugosos. Un juego con una nueva edición más que bonita, que te da lo justo para hacerlo super divertido sin necesidad de hacerlo frustrante. Pocas reglas, pero muy buen juego.

Crypt

No está mal. No está genial. Existe. Es bonito, más o menos (mucha cara de señor de verdad), el azar que tiene es para aceptarlo y ni pensártelo (a veces un jugador no tiene problema con las tiradas, y otro con dos y tres ya se le mueren los dados), efectazo bola de nieve (con más cartas, más cosas que hacer, más puntos chachis) pero mira, lo jugamos tomando el café, y ni tan mal.

Happy salmon

Y para terminar, un Happy Salmon silencioso (que no hay que ser cafre con los vecinos) que siempre trae risas y alegrías allá donde va. A cuatro jugadores comienza a funcionar, a cinco y a seis funciona mejor.

Estas han sido nuestras quintas “Ludicañas”, y cada vez vamos a más. Sin duda una “convención” como no hay otra, donde el reto es bajar hasta el suelo la pila de juego. Ningún año lo conseguimos (es normal, nos comen más los ojos que las manos), pero que nunca nos vamos sin jugar al menos a treinta jueguecitos en dos días. Un beso enorme a Isra y Shei.

¡Hasta la próxima entrada!

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s