Optimus, o “ya nada es igual”.

¡Hola, parejitas jugonas!

Seguimos con el mes Roll and Write, y os queríamos reseñar Optimus, pero resulta que ya lo teníamos reseñado…

20180516_220016.jpg

LA RESEÑA de Ganz Schön Clever

Pero nos hemos dado cuenta de una cosa… ¡NO ESTAMOS DE ACUERDO CON NOSOTROS MISMOS!

Esta reseña no tiene tanto tiempo, la hicimos corriendo (el juego no estaba ni editado en España) para poder probar los juegos finalistas de Kennerspiel Des Jahres. Corrimos a BGG, imprimimos dos hojas, las plastificamos y nos pusimos a jugar con unos cuantos dados que teníamos por casa.

Y no nos gustó.

Vamos, veíamos que era un buen juego, pero nos pareció muy matemático, que requería mucho comerte la cabeza, que era complicado ver las jugadas buenas, que era soso, hasta aburrido, un sinsentido.

Y entonces lo dejamos aparcado. Y apareció en español, y muy bien, pues bueno, pues fale. No le hicimos muchísimo caso, la verdad. A esto que estamos de visita por Vitoria-Gasteiz y encontramos una tienda majísima de juegos, y por no irnos con las manos vacías, vemos la cajita y nos dijimos: “bueno venga, vamos a ver si ahora”.

Y pues casi que no. Que estaba bien, pero que lo mismo.

Lo llevamos a casa de unos amigos de Pamplona entonces, buscando ver si con ellos nos iba mejor, quizá dos no era su número ideal… no nos lo esperábamos. Jugamos un par de partidas, y otro par en otra ocasión, y lo pasamos tan bien, y veíamos pasarlo tan bien a otros, y se contagia, esa alegría por jugar se pega.

Nos dimos cuenta que, al igual que cuando tienes en la mesa una persona petardeando la partida, amargando la mesa, comentando y bufando cada jugada, ya puede ser el juego una joya oculta de Essen, o la “revolusió” lúdica del momento, ya puede el juego haber sido creado por Feld, Garfield, Uwe o Perepau, ya puede traer los componentes más molones con las instrucciones más claras y el légacy más narrativo; que no te lo vas a pasar bien.

La alegría de un juego se pega, así como la tristeza, así como toda la emoción. Empaña el juego y lo impregna, lo mancha y decolora, lo tiñe y lo tinta. A nosotros ahora Optimus nos encanta, nos lo pasamos bomba hasta jugando a dos, ahora el juego es diferente, ahora lo que antes era “demasiado matemático” ahora es un reto, lo que era “complicado” se ha vuelto “complejo”, lo que en su día nos pareció un rollo, ahora nos emociona y nos pide más partidas.

¿Significa que todas las reseñas están mal? No. Significa que en ese momento, ese mes, de ese año, jugando los dos, el juego no nos encantó. Es por eso que probar un juego por nosotros mismos, que ver opiniones de gente que te es cercana e igual, y volver a probar años adelante, ver si has cambiado.

Quizá nosotros vamos cambiando más que los juegos.

¡Hasta la próxima entrada!

Un comentario en “Optimus, o “ya nada es igual”.

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s