Juego de hoy: Paleo

¡Hola, parejitas jugonas!

Un mundo donde los «mamuses» trotaban por las frías tierras justito después de haberse muertos los dinosaurios, un mundo donde gente que vive en cavernas decide montar tiendas de campaña en el páramo y donde han decidido hacer dietas sin hidratos y subirlas a las redes sociales para fardar de abdominales.

Realmente no va de esto el juego… ¿o si? (no)

Hoy jugamos a Paleo.

Nº de jugadores: De 1 a 4

Tiempo de juego: Cada partida dura entre 45 minutos y 1 hora.

Autor: Peter Rustemeyer

Ilustradores: Ingram Schell y Dominik Mayer

Editorial: Devir

Empaquetado: Caja cuadrada estándar de las estanterías llenita de cosas con un inserto majete, aunque no del todo práctico (aunque recuerda utilizar los separadores, que ayudan). La verdad es que con la estantería que trae, es un milagro que entre bien sin tener que desmontarla.

Preparación

Antes de comenzar a jugar deberemos decidir que aventura queremos vivir, para ello mezclaremos 2 o 3 mazos. El juego nos proporciona un modo “campaña” con 7 historias ya configuradas, pero podemos mezclar los mazos como nosotros queramos.

Deberemos colocar los 3 tableros en el centro de la mesa, al alcance de los jugadores. Situaremos el taller al lado de los tableros.

Prepararemos la reserva de madera, piedras y comida, y pondremos 5 comidas en el almacén del campamento.

Ordenaremos también las fichas de objeto para que luego sea más fácil encontrarlas, o no, total, van a acabar revueltas unas con otras y vas a tener que rebuscar igual. ¿No? ¿A ti no te pasa? Qué curioso.

Colocaremos las fichas de cráneo y las de pintura rupestre en el tablero correspondiente.

Preparamos los mazos, mezclando los que sean necesarios y barajando los de sueño, personajes y objetos, cada uno por separado. Repartimos a cada jugador dos cartas de personajes y cogemos los objetos correspondientes. Colocamos las cartas de misión, así como cualquier otra carta que sea necesario a la vista de los jugadores. Y ya podemos comenzar,

¿Cómo se juega?

El juego se desarrolla en dos fases distintas: el día y la noche.

Fase de día

Durante la fase de día, los jugadores irán jugando sus cartas intentando resolverlas lo mejor posible. En su turno, cada jugador:

  • Elegirá una de sus tres primeras cartas, sin darle la vuelta.
  • Cuando todos los jugadores hayan decidido que carta van a jugar, le dan la vuelta.
  • Los jugadores deberán elegir una de las opciones de la carta, pagando los costes que esta tenga si es necesario y recibiendo la recompensa en caso de tener éxito.
  • Se descartan las cartas empleadas bocarriba, y aquellas que hayan tenido que usarse como pago por la acción, bocabajo sin revelarse. Si alguna se debe retirar de juego, la colocaremos en la tumba y no la barajaremos de nuevo cuando sea necesario.

Algunas cartas herirán a nuestros habitantes, para indicarlo pondremos una ficha de herida en el lugar correspondiente de la carta de personaje. Si tenemos que colocar una ficha de herida en una calavera, ese habitante morirá y colocaremos una calavera en el lugar correspondiente.

Cuando un jugador se quede sin cartas o no quiera jugar las cartas se va a dormir, deja de participar en la resolución de cartas no pudiendo ayudar a los demás jugadores y descartándose de las cartas que le quedaran, si fuera así.

Una vez todos los jugadores se han ido a dormir, comienza la fase de noche.

Fase de noche

Durante la fase de noche, será el momento de alimentar a la tribu, completar cartas de misión, etc.

Primero deberemos darle una comida a cada uno de nuestros habitantes, sino podemos o no queremos, recibiremos una calavera por cada habitante al que pongamos a dieta.

Tras esto, resolveremos las cartas de misión pagando sus costes o recibiendo la penalización correspondiente.

Resolver las acciones que se activen de noche, indicadas con el símbolo de noche.

Una vez realizado todo esto, prepararemos la siguiente fase de día si no hemos muerto o completado el nivel. Para preparar la fase de día, barajaremos las cartas de la pila de descartes visibles y las que se han descartado bocabajo y se repartirán entre los jugadores, sin mirar que ha tocado a cada uno. Y ya podemos comenzar una nueva fase de día.

La partida finaliza con una derrota cuando coleccionemos 5 calaveras en el tablero.

Ganaremos la partida de forma general, si logramos completar las 5 partes de la pintura rupestre.

¿Qué tal está?

Dejadnos primero contaros una historieta, y luego nuestra opinión del juego.

Como muchos habéis visto en el blog, aquellos que llevan mucho con nosotros, a veces por motivos personales dejamos de escribir un tiempo (o escribimos menos). Esta vez, debido al montón de cosas que tuvimos que hacer, entre oposiciones y trabajo, el parón duró básicamente medio año, seis meses de parón tanto de escribir como casi de jugar. Suele ser el problema, una vez dejas de jugar, es complicado escribir sobre jugar.

Durante ese tiempo solemos quedarnos atentos a novedades, pero las perspectivas de no jugar hace que tampoco haya demasiadas ganas de comprar, y te quedas mirando y buscando ese juego que vuelva a encender la llamita de la ilusión y la pasión lúdica.

Tras el parón, comenzamos a revisar lo que había salido durante ese tiempo y tras alguna recomendación de amigos, decidimos hacernos con este Paleo, que no era un Escape ni un juego de investigación (que es lo que estuvimos primordialmente jugando durante el parón) pero que podía parecer interesante. La verdad es que lo habíamos visto, pero las reseñas hablaban de un juego cooperativo al nivel de Pandemic, y tras jugar el Legacy (dos temporadas han sido suficientes), no teníamos especial interés en un juego similar.

Claro, eso es lo que pasa por no leer más que los titulares.

Paleo (comienza la reseña del juego de Paleo, atentos ahora si estabais buscando el final de la divagación) es un juego cooperativo donde los jugadores buscan conseguir los cinco objetivos (son los trozos de mural) de cada aventura (aunque alguno lo puedes conseguir en otras partes). Cada aventura de las siete que incluye la caja viene conformada por dos módulos (bueno, en una de las aventuras tres) que combinan distintos aspectos de la vida normal de un cavernícola (jajajajaja, no). Encontramos módulos donde cazaremos mamuts, nos atacarán lobos, lucharemos enfermedades, inundaciones y hasta una oscura bestia que aterrorizará nuestros sueños. Las aventuras son recomendaciones, pero combinando los módulos puedes crear tus propias aventuras.

Las aventuras de Paleo ofrecen un punto narrativo singular, donde la historia no se crea a base de textos, sino de los momentos que los jugadores van realizando. Una pequeña escapada del grupo a la montaña puede ser rememorada como el momento cuando Gruk pasó a mejor vida… debajo de una piedra. Aunque esto no es del todo cierto (no lo de Gruk, eso es real), sino que hay algunas cartas de aventura numeradas que ocurrirán en ciertos momentos de la aventura, al realizar una proeza o una acción (o serie de acciones) específicas. Estas cartas, aunque no tienen apenas texto, sí que son momentos pautados en la trama, aunque dependiendo de cuándo aparezcan, pueden crear un giro u otro en la partida.

Si tenemos un juego que nos recuerde a este es Naufragos (la reseña del juego la tenéis aquí) cuyos momentos de travesía a lo largo de la montaña ofrecían la misma sensación de aventura y descubrimiento en cada partida.

Cada aventura es sorprendente la primera vez, como es lógico, pero la magia no se pierde del todo, ya que, como en algunos videojuegos, tendrás que echar mano de la repetición de partidas para ir mejorando, aprendiendo a cómo hacerlo mejor para afrontar los retos (y los últimos, especialmente el séptimo) son realmente duros. Tienes aseguradas las partidas del juego, incluso si no quieres crear tus propios escenarios

Este juego además nos ofrece una experiencia cooperativa muy agradable, donde habrá que realizar las cosas juntos y ponerse de acuerdo para realizarlas bien, pero no por ello el juego tiene que ser gestionado por una única mente pensante. Cada jugador tiene su mazo y es libre de dar opiniones y expresar sus ideas.

Mecánicamente el juego no es especialmente llamativo, si bien la forma de distribuir el mazo y sus mecánicas sencillas de activación de acciones se van transformando en los distintos módulos dando lugar a más opciones (aunque a veces el manual no es tan específico como debiera sobre cuáles son o cómo se realizan correctamente). Un formato simple y fácil de aprender que permite además partidas bastante cortas (a veces porque te mueres muy pronto) de una media hora… lo cual viene fantástico para acabar encadenando cuatro seguidas ¡¡PORQUE EL IDIOTA DEL HIPOPÓTAMO NO TE DEJA DE ASESINAR!!!

Quizá, y esa sea la puntilla que algunos jugadores encontrarán, el azar es parte intrínseca de un juego narrativo, y el orden de las cartas, el cuándo aparezcan, el azar de los dados (aparecen en algunos módulos) e incluso las cartas de narración pueden truncar una partida al borde del abismo. Hay que contar con estos infortunios a la hora de jugar a Paleo, y son una parte esencial de la experiencia (la misma angustia tienes cuando sale mal que éxtasi cuando sale a tu favor). Siempre, claro está, podéis usar las variantes que vienen en el juego para ayudaros en la aventura (o para poneros palos en las ruedas del troncomóvil).

En conclusión, Paleo vino en un momento de hastío lúdico para reavivarlo y recordarnos que hay gente que hace cosas lúdicas que nos enamoran, encontrando nuevas formas de hacernos disfrutar de juegos nuevos, y de, además, reavivarnos las ganas de comprar alguno más.

Síguenos en redes sociales:

Instagram: @Jugando_en_pareja

Twitter: @JugandoenPareja

Facebook: Jugando en Pareja

Telegram: Jugando en Pareja

2 comentarios en “Juego de hoy: Paleo

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s