La plastilina y los juegos de mesa: moldear o morir

¡Hola parejitas jugonas!

Una de mis aficiones (entre otras muchas) es recorrerme casi cada juguetería que encuentro, buscando juguetes que la gente no quisiera. No los compro, no siempre, pero me hace mucha gracia pensar en esos pobres muñecos que nadie quiso comprar. Me recuerdan al Capataz de Toy Story 2. Bueno, pues en una de esas me encontré que habían puesto «en promoción» botes de plastilina Play Do’h y mi niño interior no pudo contenerse. Bueno, pudo, hasta que encontró una excusa para gastarse el dinero. Esa excusa, como casi cada excusa que tengo para gastar, son los juegos de mesa.

Sigue leyendo