Convenciones que nos convencen: Zona Lúdica 16

¡Hola parejitas jugonas!

Hemos vuelto a la rutina después de unas magníficas jornadas en Mollina, las conocidísimas “Jornadas Zona Lúdica”, donde ya llevamos unos años asistiendo y cada vez nos gustan más. Una familiaridad con la gente de allí, una facilidad para hacer nuevos conocidos/jugones/colegas/amigos. Os contamos un poco nuestras andanzas por allí.

263 Sigue leyendo

¿Juegos narrativos o narrados?

¡Hola parejitas jugonas!

Si hay una mecánica que nos gusta, y creo que es de las pocas mecánicas que hacen que nos interesemos por un juego sin saber bien de qué va, es la llamada “storytelling” o “juego narrativo”, donde, en teoría, durante la partida iremos contando una historia, o creándola, o modificándola… digamos que es una mecánica algo amplia que mete en un mismo saco experiencias muy distintas de juego.

Juegos-narrativos

¿Y todo esto para qué?

Hace un tiempo compramos una cajita básica de segunda mano de miniaturas de Heroclix, el juego de miniaturas famoso en medio mundo. Las miniaturas son, básicamente, de super héroes, y habiendo sido yo un gran fan de los súpers, tenía ganas de ver qué aventuras podríamos vivir con ellos. Con reglas fáciles y sencillas, un puñado de miniaturas donde elegir y los mapas, creía que sería un puntazo en nuestras partidas… pero no.

Y pensaréis, ¿creías que iba a ser narrativo el Heroclix? Y mi respuesta es… sí. Pero no narrativo en plan… bueno… en plan… mira, vamos a explicarlo un poco más.

Sigue leyendo

Nuevos personajes para Huida de Silver City

¡Hola parejitas jugonas!

Pues después de disfrutar mucho con el juego, llega un momento en el que necesitas más personajes. Por suerte crearlos y probarlos no es dificil.

Nosotros, siguiendo el espíritu del blog, hemos creado “La Parejita”

Jenny Johnny

Tienen algunas reglas especiales:

1- Sólo pueden utilizarse en partidas de 2 jugadores o de 4 jugadores (no se permite en partidas de 3 jugadores)

2- Se tienen que usar siempre AMBOS a la vez (por dos jugadores distintos)

3- En una partida de 2, si uno se convierte en zombie, el otro tambien, por lo tanto, ambos pierden.

4- En partidas de 4, si uno se convierte en zombie, el otro también (se deja morder por amor) y ambos tienen el nuevo objetivo de matar a todos los demás.

5- Si uno muere, el otro muere de pena y tristeza (se suicida por amor).

6- Es una partida de 4 jugadores, en el mazo de infección deja únicamente 2 cartas de infectado.

7- Pueden pasarse objetos sin gastar stamina.

Jenny estaba en el asiento de detrás del cadillac de Johnny cuando todo comenzó. Ambos han descubierto que si van a salir de aquí, tienen que salir juntos… o no salir. ¿Conseguirá la fuerza del amor vencer el veneno de la putrefacción? ¿Seguirán juntos “hasta que la muerte los separe”? ¿O ni la muerte puede separarlos?

Juego de hoy: Huida de Silver City

¡Hola parejitas jugonas!

Hoy tenemos una cosita especial para vosotros, y una vez leída esta reseña, quizá os interese seguir leyendo esta otra de los amigos de Lex Ludi Malacitana, ya que la historia no acaba aquí…

Lo hemos perdido entre la horda de zombies. Tuvimos que correr, no teníamos otra opción. Esperemos que sobreviva, pero antes nuestra vida que la suya. Hemos conseguido resguardarnos en el almacén. Algunas provisiones y armas. El helicóptero nos queda muy lejos, pero aún podemos escapar por el puerto. Maldito Diego, ¿por qué tuviste que separarte?

Hoy jugamos a Huida de Silver City

Sigue leyendo

Convenciones que nos convencen: Zona Lúdica 2013 (I)

¡Hola parejitas jugonas!

Ains, si es que cuando uno se lo pasa bien, se le pasa el tiempo volando. Tres días en Mollina, y se nos han pasado volando como un rayo. Y cómo no iba a ser así, ¡si la compañía ha sido incomparable!

Nuestro periplo remonta al lejano viernes por la mañana, cuando entre legañas y café bien cargado, arrancamos con dirección sur. Algunos errores y problemas con el GPS y el GLIPOYS que conducía después, conseguimos llegar a nuestro destino (es más hasta el GPS lo dijo).

Parece risa, pero era terror después de haber estado 2 horas en un coche conmigo. Debajo de las gafas hay rimel corrido y ojos rojos.
Parece risa, pero era terror después de haber estado 2 horas en un coche conmigo. Debajo de las gafas hay rimel corrido y ojos rojos.

Ya hemos estado otras dos veces en Mollina, por lo que al menos sabíamos a donde dirigirnos directamente. Y allí vemos el percal. Como siempre, aquello está lleno de gente (el sábado es cuando más se llena, pero el viernes no es que esté especialmente vacío). A las mesas a conseguir las identificaciones (de las buenas, de las de plástico), unas camisetas rosas/violeta (¡yo no puedo llevar rosa, no soy lo suficientemente popular!) y las llaves para entrar a las habitaciones.

De las habitaciones hay poco que decir, pero todo bueno, Son individuales, baños para cada habitación (joer, cuanto se agradece esto) camas de persona (ni somier de piedra ni nada) y unos armaritos. Por lo que nos fueron contando, cada una es distinta según la zona. Nuestra zona por lo menos, era estupenda.

La ludoteca la verdad es que cada vez es más abundante, pero nosotros hicimos uso de ella sólo en determinadas ocasiones. ¡Si es que la gente no paraba de traer juegos!

Ufff, demasiados para contar...
Ufff, demasiados para contar…

Pero para empezar, un Crokinole, aunque sea por ahuyentar la ansiedad, eso, y esperando a ver si veíamos a alguien.

No se puede decir que sea la imagen de la felicidad.
No se puede decir que sea la imagen de la felicidad.

Y ahora la vuelta de reconocimiento. Primero las tiendas, para echar un ojo a los precios y a esas preciosos juegos de segunda mano. Ya os contaremos como acabó ese tórrido romance.

Y al fin una cara amiga (al menos, ahora lo es) y otra cara amiga que ya conocíamos. Ahí estaba el inimitable Pepe! (bueno, y Black Meeple :p), así como el hermano de este último, Alber,  e Israel (Discutir Jugando). Que suerte poder encontrarlos y jugar con ellos, porque son un grupo para ver en directo. Por mucho que lees las reseñas, no te esperas que sean así de verdad. Y en lo que respecta a Israel, este hombre es inimitable. Un funcionario como no hay otro.

Y ya pudimos jugar una partida decente a un juego la mar de majo. Pudimos probar el Witch’s Brew (o Potingue de Brujas), en donde por medio de la selección simultánea de cartas, iremos eligiendo acciones a realizar para conseguir crear los potingues que más puntos ofrezca. Lo mejor que tiene (aparte de haberlo probado con un grupo tan ideal para este juego) es que permite dar un por culo enorme. En cada ronda, eliges una carta, enunciando firmemente que es tu personalidad. Pero todos aquellos que te siguen en la ronda pueden tener la carta en mano al igual que tú, y probablemente quieran ser ellos el personaje (o seguirte si eres un cobarde), así que te quitarán tu personalidad así como tu turno. Merece la pena darle un tiento al juego.

Y a otra cosa mariposa. Esta gente se va a comer y nosotros también, pero bocadillos (que hasta la merienda no lo teníamos pagado). Otro ratito para disfrutar del tiempo y el sol y el lugar tan bonito en el que se encuentra el CELUAJ.

Y a la vuelta, nos trajo Black Meeple (de verdad,¡ qué tío tan majo!) el Richelieu para poder probarlo, así como explicárnoslo mientras él se tomaba una siestecita (pobre, que mal finde tuvo con el resfriado). Este juego ya había tenido yo la oportunidad de probarlo, y ahora le tocaba a Fayzah. Un gran juego de mayorías, totalmente descatalogado por desgracia. Un juego abstracto donde vamos consiguiendo las fichitas de las distintas provincias para conseguir la mayoría y los puntos que otorgan cada una de ellas. Sencillito y muy rejugable.

Coronita!
Coronita!

Y mientras terminamos, Adrian (editor) y Luis de Peká Editorial montaba su mesa a nuestras espaldas. ¡Qué suerte tuvimos! Pudimos ponernos a charlar con el director de la editorial (cosa que hemos repetido mucho, porque lo mejor es hablar con la gente, casi mejor que jugar) y poder probar su juego Huida de Silver City. Y nos hemos quedado prendados del juego. Veníamos con ganas de probar el juego pero también mucho miedo a que fuera un pestiño. ¡PERO NO! El juego es tremendamente temático, metiéndote en el juego desde el minuto cero. Una partidaza llena de risas donde salimos victoriosos con una niña a hombros y un hacha descuartiza zombies. Próximamente hablaremos más profundamente del juego. Sólo decir que la partida fue una pasada.

Luis y Adri (gracias por la paciencia)
Luis y Adri (gracias por la paciencia)
Grisson de CSI, sin duda
Grisson de CSI, sin duda

Como no conseguíamos pillar a los coleguis de la ficha negra y discutir jugando libres, nos enganchó para jugar el gran boss de la tienda Legends Cádiz. Nos pusimos a probar alguna cosilla sencillita con su hijo Dani. Una tienda con 17 años de experiencia la verdad es que es raro de ver, y merece la pena jugar con este caballero. Los jueguecillos, fillercitos sencillos:

Matschig (¿pelea de barro?) donde vamos combinando cartas de arena y agua para tirarnos barro, donde además podemos ir cambiando la trayectoria y cubrirnos. Un jueguecillo muy chorruno, pero que tampoco está mal para jugar de vez en cuando.

IMG_0023
Gracias a dios es arena y agua lo que mezclan…

Swish, donde unas cartas trasparentes tienen que ir combinando (circulito con puntito). Si consigues combinar al menos 2 cartas, gritas Swish, muestras la combinación, y te llevas las cartas. Si fallas, devuelves una carta. Yo conseguí hacer una combinación de 4 cartas, por lo que ya pude irme con la cabeza bien alta. Muy parecido al SET en lo que respecta a dificultad y sensaciones. Si no tienes SET, este puede ser un buen juego para ocupar ese hueco.

Y levantados, nos llevamos a Israel a la mesa de Asylum Games donde estuvimos bastante rato, y gracias a la cual conseguimos conocer al editor Nacho, con quien no parábamos de hablar (si es que yo no cayo, como alguien me de cuerda…). Y allí pudimos probar el primero de los que tenían por allí, 21 Mutinies (Arrr Edition).

Otro con más paciencia que San Job. Y un gran jugador y editor. y persona, no se me olvide persona.
Otro con más paciencia que San Job. Y un gran jugador y editor. y persona, no se me olvide persona.

En el juego cada uno es un pirata, donde uno de ellos se ha puesto como capitán (aunque no por mucho tiempo). En el juego noparamos de apuñalarnos por ser el capitán, ir a por joyas y ron y conseguir los puntitos pertinentes. El juego pudimos probarlo hace 1 año y poco en Córdoba, pero las mejoras gráficas que se han hecho desde entonces mejoran mucho la experiencia. Eso y la compañía. Al final gracias a una combinación grande de joyas, pude alzarme con la victoria mientras me hacía la mosquita muerta y mis compañeros se iban retando. Señalar que la carta duelo, por mucho azar que tenga, es una de las más divertidas que hay dentro de la baraja de motines. El tirar el dado y gritar de alegría u odio es fantástico.

Y más charlas y más charlas, merienda, cena (regulera esta vez) y a jugar más. Ya la noche nos deparó tres juegos más. Primero un Familiebande (reseñado por Black Meeple) donde somos un grupo de nobles, emparejando familias a lo medieval, casando para conseguir que nuestro rasgo genético se mantenga por los siglos de los siglos. Dos partidas cortitas y geniales. De verdad que es un juego lleno de tema para lo abstracto de las mecánicas, y una lástima que sea difícil de encontrar. Luis (el nombre de persona de Black Meeple) es un tío con el que mola mucho jugar y charlar. ¡Y encima está superjoven!

Ahora nos echamos un Polis mientras los coleguitas jugaban a otra cosilla. Sentimos chafarle la partida a Nacho, pero mereció la pena por poder probar este juegazo. Lo habíamos estado dejando por el tiempo que lleva y lo complejo, pero al final pudimos ver que el juego es sólo tan complejo como tu quieras hacerlo. En sí el juego es muy sencillo: tienes 2 acciones a hacer cada turno de entre un puñado de acciones diferentes (bastante lógicas todas ellas, como sacar recursos, soldados, peña al mar y demás). Cuando haces tu las dos acciones, el otro hace sus dos acciones y así hasta que no puedas seguir, se acaba la ronda, se saca un evento (cositas raras que van cambiando el juego) y seguimos jugando hasta que acabemos las 4 rondas. Nosotros jugamos de manera intuitiva, llevando a nuestra gente a la gloria. Bueno, algunos más a la gloria que otros. Yo hice un “Leroy Jenkins” en una pelea donde me encontraba acorradalo por la gigantesca falta de puntos. La batalla muy reñida, pero los atenienses cayeron ante la buena práctica y la fuerza espartana. Una partida de hora y media (con explicación incluida). Si os ha llamado la atención, corred a por uno, que en la editorial se han agotado y ya sólo quedan los que queden en las tiendas.

IMG_0025
Igualica igualica por las mañanas
Y algún día…

 

Y la ultimísima partida de vuelta a Black meeple, Pepe , Alber  e Israel a un Revolution. Un juego que si no nos llegan a sacar a la mesa, jamás habríamos probado, pero que la verdad es bastante chulo. Juegas en medio de una revolución donde vas sobornando, extorsionando o pagando a la gente para ayudarte a quedarte en el mejor lugar. Mola mucho ver como todos han escogido las mismas acciones que tu, y como han pagado más, te tienes que tragar un turno sin hacer nada. Mola mucho el daño que puedes ir haciendo al crear tus mayorías. Y ahí pudimos ver la de odios que se montan entre los tres coleguitas catalanes. Era super curioso verlos discutir una vez acabada la partida mientras se dirigían a dormir. Son peculiares, sí señor, pero como ellos dicen, se acaban las discusiones siempre con un: ¿Echamos otra?

IMG_0028
Con todos ustedes… ¡PEPE! (e Israel a su derecha ;p)

Y a la camita, que hay que despertarse tempranito para poder pillar el desayuno (la comida más importante) y seguir jugando al día siguiente.

¡Hasta la próxima entrada!