Juego de hoy: Between two cities

¡Hola, parejitas jugonas!

Un juego donde lo importante es la interacción entre los otros jugadores en ocasiones se ve lesionado al jugar con solo dos jugadores. Un juego de drafting (pasarse cartas eligiendo una en cada mano, rollo 7 Wonders o Sushi Go) es siempre una mecánica difícil de adaptar al número más bajo de jugadores posibles. ¿Habrá este juego conseguido lo que se proponía?

Hoy nos metemos a desarrollar nuestra propia ciudad, con sus edificios bonitos, sus parques y jardines. Hoy jugamos a “Between two cities”.

pic2326114_md

Nº Jugadores: 2 a 7

Autores: Ben Rosset y Matthew O’Malley

Editorial: SD Games

Tiempo de juego: 15 minutos o casi menos con dos jugadores.

Empaquetado: ale, todo para dentro de la caja. Una bolsa y otras bolsitas en la caja, que guardan todo, tipo saco de losetas. Luego las fichas de madera en otra bolsita y guardado. Para sacarlo a jugar se saca en un minuto.

Para comenzar a jugar preparamos un puñado grande de losetas, que dependerán del número de jugadores, ponemos el tablero en la mesa, cada jugador escoge una miniatura de monumento (en la versión española viene una pequeña Sagrada Familia la mar de mona) y a jugar.

El juego consiste en construir dos ciudades, algo que parece obvio por el nombre del juego, una ciudad con el jugador de la izquierda y otro con el de la derecha (ahora después explicamos el juego a dos jugadores). En tu turno te pasan una mano de losetas y tienes que escoger dos, una para cada una de tus dos ciudades. Luego, te toca debatir con los jugadores de ambos lados en qué ciudad vas a colocar cada loseta.

wp-1490104943234.jpg

Tienes losetas simples, de una sola casita, y losetas dobles. Las losetas se deben de colocar siempre en vertical (como en Alhambra, nada de buscarle las vueltas a las losetas), y deben de estar conectadas al menos a otra loseta. También hay que conseguir crear una ciudad de 4×4, por lo que nada de hacer una línea recta ni nada por el estilo. Está bien que se hayan ahorrado unos absurdos tableros de 4×4 losetas.

Las losetas puntúan de diferente manera, dependiendo de donde esté colocadas, o el tipo de loseta que sea. Es importante planificar un poco para que salga una ciudad decente.

Cuando pasan tres rondas, o seis con dos jugadores, se acaba el juego. Todos los jugadores cuentan sus ciudades, y la que menos vale gana. Luego hay un desempate, o varios, por si acaso.

Con dos jugadores es distinto. Además de que se juega con dos ciudades cada uno, cuatro ciudades en total, las ciudades de un jugador pertenecen únicamente a ese jugador, por lo que al final de la partida, el ganador será el que sus dos ciudades sumen más, lo cual… le quita mucha de la gracia.

Vamos a diseccionar un poco las sensaciones. El juego es sencillo, en plan, mucho. Es muy fácil de explicar las diferentes acciones de cada loseta de ciudad, y en pocos minutos lo tienes andando. Si has jugado a cosas como 7 Wonders o Sushi Go, este juego tiene un puntito más de complicación que ambos títulos.

Las restricciones del pequeño mapa de 4×4 te obligan a trabajar y esforzarse por conseguir encajar todo, aunque muchas veces la suerte te sonríe un poco más, ofreciéndote la taberna o la oficina que justo, justo, necesitabas. No hay muchos tipos de edificios y aprender lo que hacen y cómo interaccionan no es para nada un reto, y menos con la hojita de ayuda que trae el juego.

El juego en realidad no está en colocar las losetas, en absoluto, eso es parte de la mecánica. La verdadera chicha del juego, donde de verdad este juego es distinto a otros títulos del mismo tipo es en la interacción. Interactuar con los jugadores, discutir entre tus vecinos, intentar encandilarlos en colocar ESA loseta que necesitabas en la ciudad de la izquierda, mientras le pides a tu vecino de la derecha que, por favor, no corte el parque. Pedir favores, excusas, problemas… esa parte da vida al juego, lo hace brillar y una experiencia divertida para hasta siete jugadores, sin tiempos muertos… si al menos la gente no se queda muy pillada o se eternizan demasiado las conversaciones.

wp-1490104991834.jpg

¿Cuál es el problema entonces? Que a dos, esas discusiones no existen, y por tanto se pierde una gran parte de juego. Parece una tontería, pero el no tener nada que ofrecer ni quitar, más allá de quitar o no una loseta que le pueda interesar al otro jugador en el drafting. Además, sin una configuración específica de losetas para dos jugadores, al final es un poco intentar jugar con lo que te toca, sin saber lo que puede salir, porque al final apenas puedes saber las losetas que faltan por salir, ni el tipo que se elegirán.

Es un juego que de tres jugadores en adelante puede ser una magnífica incorporación, algo para los que les gusta comer la oreja, el drafting y hacer sus planitos de ciudades. A dos jugadores la verdad no os lo recomendamos tanto, ya que seguro que sacáis más disfrute de juegos orientados específicamente a dos.

Eso sí, el juego incluye una compleja variante a un jugador, con una baraja propia, reglas propias y muchas cosas para hacer. Tiene muy buena pinta, pero la verdad nosotros no solemos jugar un solo jugador.

¡Hasta la próxima entrada!

Anuncios

¿Y tú que opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s